infancia

Niños soldados, infancias truncadas

Niños soldados, infancias truncadas

El 12 de febrero es el Día internacional contra el uso de niños soldados, así que queremos hacer un análisis de la situación actual, y de cómo esta práctica afecta a los derechos más fundamentales de la infancia. Más

Reflexión sobre la infancia con Fernando Cayo

Reflexión sobre la infancia con Fernando Cayo

ENTREVISTA A FERNANDO CAYO (II PARTE)

Ya conocéis a Fernando Cayo, probablemente por su trabajo como actor. La semana pasada hablábamos con él sobre apadrinamiento, ya que hace 18 años que es padrino de Global Humanitaria. Pero él es una persona generosa, y durante la entrevista aportó una reflexión muy personal sobre la infancia, los derechos de los niños, y sobre valores, que merecen la pena leer. Os dejamos aquí la segunda parte de la entrevista a Fernando Cayo. Más

La importancia de cuidar la salud mental de los niños víctimas de la guerra

La importancia de cuidar la salud mental de los niños víctimas de la guerra

El estrés postraumático es una de los trastornos, junto a la depresión, asociados con la salud mental, que sufren muchos niños, después de haber vivido en primera persona una guerra. La guerra de Siria ha tocado muy de cerca a muchos menores que han tenido que huir de sus hogares y ahora tienen que aprender a vivir como refugiados en otro lugar. Este es uno de los numerosos dramas que nos ha dejado este conflicto. Un drama, además, cuyo fin no se vislumbra y está afectando duramente a a población civil. Más

Reflexión sobre la infancia con Fernando Cayo

Reflexión sobre la infancia con Fernando Cayo

ENTREVISTA A FERNANDO CAYO (II PARTE)

Ya conocéis a Fernando Cayo, probablemente por su trabajo como actor. La semana pasada hablábamos con él sobre apadrinamiento, ya que hace 18 años que es padrino de Global Humanitaria. Pero él es una persona generosa, y durante la entrevista aportó una reflexión muy personal sobre la infancia, los derechos de los niños, y sobre valores, que merecen la pena leer. Os dejamos aquí la segunda parte de la entrevista a Fernando Cayo.

Muchos te conocemos por tus papeles en la ficción, pero ¿Cómo es Fernando Cayo en realidad?

Soy un hombre curioso que ama la vida y la vive con intensidad, padre de una niña de 13 años, muy trabajador.

¿Qué recuerdo tienes más marcado de tu infancia?

Recuerdo el jugar con mis amigos en el campo, la felicidad tiene los mofletes sonrosados de correr y jugar. También recuerdo las primeras representaciones teatrales en mi colegio o bailar como un loco con la música a tope en casa. Aprecio mucho el haber tenido una infancia con mucha actividad creativa y cultural, eso fue muy importante en mi desarrollo.

¿Qué crees que es lo más bonito de ser niño?

El descubrir el mundo, el disfrutar de la curiosidad y el no estar coartado por tantas reglas e ideas preconcebidas. Para descubrir el mundo los niños necesitan tener un espacio de libertad para jugar y desarrollarse creativamente.

¿Qué querías ser de mayor? ¿Cumpliste tu sueño?

Primero quise ser muchas cosas, ser músico, locutor de radio… pero pronto apareció de forma natural la idea de ser actor, de crear historias, escribía, pintaba… De mayor he cumplido mis sueños y me han sobrepasado. He producido mis propios espectáculos y he actuado por todo el mundo. Pero lo más importante, son los sueños que se cumplen cada día, los momentos que disfrutamos cada instante, quizá momentos sencillos, pequeños, pero que llenan nuestra vida. Y los sueños por venir. Soy una persona muy curiosa, sanamente ambiciosa y con muchas cosas por hacer.

¿Qué podemos hacer para que todos los niños tengan los recursos para hacer sus sueños realidad?

Básicamente necesitan amor. Cualquier padre o madre sabe que cuando los niños, sienten cariño y apoyo, prácticamente no necesitan nada más. El amor se transforma en asistencia económica y aportaciones si los niños y niñas no disponen de un entorno con medios materiales básicos. El amor es cuidado, es responsabilidad cívica y social. Es respeto.

Desde tu visión personal, ¿Crees que estamos educando a la infancia con valores solidarios?

Por una parte creo que a través de las redes y medios hay más información sobre los problemas que existen. Por otra parte esta misma cantidad de información puede desensibilizar y anestesiar. Es necesario seguir educando en conciencia y consciencia. El gran mensaje para mí es un mensaje de revolución individual, ser conscientes de que con nuestros pequeños actos se producen grandes cambios.

 

El matrimonio infantil, en Twitter

El matrimonio infantil, en Twitter

Con motivo del Día Internacional del Niño Africano que se celebra cada 16 de junio,  la cuenta de Unicef en twitter recogió la experiencia de  5 jóvenes de Chad, Níger, Sierra Leona, Somalia y Uganda, sobre el matrimonio infantil. Dos de ellas están casadas aun  y se han convertido  en activistas y defensoras de los derechos de las niñas. 

Según Unicef,  15 millones de niñas son obligadas a casarse cada año. En total calcula que más de 700 millones de mujeres se casaron siendo niñas, una de cada tres antes de los 15 años.  Los países de África subsahariana, en muchos casos  zonas de conflicto, tienen el porcentaje de matrimonio infantil más alto del mundo, con un 40% de menores de 18 años casadas.

La pobreza, la desigualdad y la discriminación que generan los roles de las mujeres y las niñas en la familia y la sociedad están en el origen de los matrimonios infantiles. Este priva a las niñas de mantenerse en la escuela y puede causar un gran impacto en sus vidas tanto psíquico como físico: el embarazo precoz es la segunda causa de muerte en esa franja de edad.

Más

Las ciudades de Camboya, India y Perú entre las peores para ser niño

Las ciudades de Camboya, India y Perú entre las peores para ser niño

La perspectiva de encontrar un  trabajo o de tener acceso a servicios básicos (de salud, agua potable…etc) ha generado una progresiva concentración de población en  las ciudades.  Pero la incapacidad de muchas de ellas de absorber el crecimiento vertiginoso de su número de habitantes ha hecho que muchas familias acaben viviendo condiciones extremadamente precarias, afectando a las posibilidades de supervivencia de sus hijos.

Así sucede en  las ciudades de Bangladesh, Camboya, Gana, India, Kenia, Madagascar, Nigeria, Perú, Ruanda, Vietnam y Zimbawe, las peores para vivir si eres niño. En estos países, las probabilidades de que un niño pobre de una zona urbana muera son entre 3 y 5 veces mayor que la de un niño rico, según un reciente informe de Save the Children.

Más