Hambre cero: ¿Objetivo o quimera?

Este año por el Día Mundial de la alimentación, que se celebraba el pasado 16 de octubre, todos los debates se han centrado en una misma aspiración: el Hambre Cero. El segundo objetivo para el desarrollo sostenible que la comunidad internacional se ha propuesto cumplir para 2030.  

Con motivo de este día, que tiene como objetivo concienciar sobre los problemas de seguridad alimentaria que muchas áreas del mundo siguen sufriendo en el siglo XXI y sobre sus principales causas vamos a rescatar algunos datos que reafirman la importancia de este día.

Un repaso al último informe de seguridad alimentaria de la ONU

En concreto, nos referimos al Estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2018. Se trata de un balance exhaustivo acerca de las causas y consecuencias del hambre en nuestro planeta. Como no podía ser de otra forma, este análisis aporta estadísticas relevantes, como la relativa a que 821 millones de personas padecían malnutrición en 2017. Una cifra superior a los 815 millones del 2015.

Por otro lado, este mismo informe descubrió que en 2017 más de 150 millones de niños menores de cinco años tenían una estatura más pequeña de la que, por edad, les correspondía.

En cuanto a los orígenes de estas hambrunas, el informe en cuestión señala, básicamente, tres:

– Los conflictos bélicos, que multiplican la pobreza, como en el caso de la guerra de Siria, que ha provocado una de las migraciones más masivas de nuestros tiempos.

– Los problemas económicos y los expolios de riqueza, como los que sufren diversos países africanos.

– Finalmente, el cambio climático también provoca altas temperaturas, enfermedades, desertización, pobreza y migraciones forzosas.

Entre las soluciones que plantea la FAO, destacamos el aumento de la inversión por parte de las organizaciones multilaterales de cooperación en los países afectados. Para que este objetivo sea posible, resultan útiles los eventos y las campañas de concienciación.

Un futuro de hambre cero

El Día Mundial de la Alimentación, celebrado el 16 de octubre, es uno de los eventos de sensibilización que pretenden combatir la desnutrición infantilPlantea actividades promocionales, para llegar al mayor número de ciudadanos comprometidos con acabar con el hambre en el mundo.

Unos acontecimientos que se unen a la campaña Hambre Cero y profundizan en la meta más ambiciosa que se ha fijado Naciones Unidas: acabar con el hambre en 2030.

Por tu parte, ya seas agricultor, gobernante, empresario o, simplemente, un ciudadano comprometido, puedes colaborar en tu día a día para acabar con el hambre:

– No tires la comida: Si tiene sobras, congélelas o úsalas para otra comida.

– Produce más con menos. Con el aumento de población, los agricultores deben encontrar formas nuevas de cultivar alimentos más productivas, y diversificar sus cultivos. La agricultura integrada genera más rendimiento en los cultivos y mejorar la calidad de la tierra.

– Adopta una dieta más sostenible y saludable: Las comidas saludables no tienen que ser elaboradas. En realidad, los alimentos saludables se pueden cocinar de manera rápida y sencilla usando solo unos pocos ingredientes.

– Amplifica estos mensajes mediante los medios de comunicación y sé proactivo en tu comunidad. Realice propuestas a las autoridades, conciencia y promueve la acción desde tu su comunidad.

En definitiva, tú puedes contribuir a hacer realidad dos palabras: Hambre Cero. Sigue las enseñanzas de los embajadores de esta campaña y pasa a la acción.