Día Escolar de la Paz y la No Violencia

El 30 de enero es el Día Escolar de la Paz y la No Violencia. Esta efeméride, que surge hace ya más de medio siglo por iniciativa de un educador español, Llorenç Vidal, sigue hoy recordándonos la importancia de educar en los principios de la no violencia si queremos que el futuro sea un poco mejor.

No es casualidad que el día escolar de la Paz y la No Violencia se celebre el 30 de enero, coincidiendo con el aniversario de la muerte de Mahatma Gandhi.

Resistencia no violenta

El líder nacional y espiritual de India se enfrentó al colonialismo, a la discriminación del pueblo indio, y a los desencuentros religiosos a través de la resistencia no violenta. Esta manera de enfrentarse al conflicto de manera pacífica, motivó a muchas personas que tomaron su vida como un ejemplo a seguir. Su espíritu pacifista no le libró de ser asesinado por un fanático hinduista, pero dejó una semilla con la que hoy todavía podemos trabajar la resolución de conflictos sin violencia en todos los niveles.

A pesar de que los conceptos de la paz, la convivencia en armonía, la tolerancia y el respeto se trabajan en la escuela de manera transversal, en este Día Escolar de la Paz y la No Violencia en muchos centros escolares se realizan actividades de análisis y reflexión que fomentan la paz y el entendimiento entre personas de distinta formación, origen, cultura y religión.

Este trabajo de reflexión y concienciación es muy importante hacerlo desde la etapa escolar. El objetivo es que las sociedades futuras entiendan la necesidad de buscar soluciones pacíficas a los problemas complejos. La escuela es un reflejo de una sociedad con la que se comparten algunos defectos, pero en ella también se educa para la vida y se busca educar a alumnos con las competencias necesarias para una participación social activa.

Educación para la paz

Más importancia cobra si cabe, la educación para la paz en lugares que sufren o han sufrido la guerra, la violencia o la pobreza. Trabajar a través de talleres motivacionales ayuda al desarrollo personal de los jóvenes, a mejorar la empatía y la autoestima, y a interiorizar el respeto, promoviendo una mejor integración social. El trabajo en grupo mejora la convivencia y ayuda a ejercitar la resolución de conflictos de una manera pacífica.

Este Día Escolar de la Paz y la No Violencia es un simple día en el calendario. Sin embargo pone el foco en la necesidad de educar a las generaciones futuras a tratarse mejor, a trabajar la empatía y a buscar una solución pacífica a los conflictos. Durante el resto del año, es responsabilidad de todos caminar juntos hacia este objetivo, y así lo expresaba Gandhi: “Sé el cambio que querrías ver en el mundo”.

Foto: Sunyu