Un año sin #JusticiaParaBerta

Por Belén González, delegada de Global Humanitaria en Asturias y vicepresidenta de la Coordinadora Asturiana de Organizaciones No Gubernamentales para el Desarrollo (CODOPA)

En la noche del 3 de marzo de 2016, varios hombres armados entraron en casa de Berta Cáceres. Dispararon contra ella y contra su amigo Gustavo Castro, activista mexicano que dormía en la habitación de al lado. Berta murió y su compañero, único testigo del asesinato, quedó herido.

Cáceres era una activista hondureña y reconocida defensora de los derechos humanos y del medio ambiente. Su incansable lucha en contra de proyectos hidroeléctricos y mineros en territorios indígenas se tradujo en el Premio Medioambiental Goldman, máximo reconocimiento mundial para defensores de la naturaleza, pero también en constantes amenazas de muerte. Cáceres llegó a poner hasta 30 denuncias por estas amenazas antes de morir, y es que según el informe de Global Witness, Honduras es el país más peligroso para el activismo ambiental. Desde el golpe de estado de 2009, 123 activistas de la tierra y del medio ambiente han sido asesinados en este país.

Un año después del asesinato de Berta Cáceres, de este homicidio que suscitó una cadena de reacciones en todo el mundo a la que se sumó el Gobierno de España, sigue sin hacerse justicia. Los autores intelectuales del crimen siguen libres, y poco ha servido la intensa movilización social o las detenciones realizadas para acallar a la presión internacional. Está en juego la defensa del derecho público a recursos básicos, como la tierra o el agua.

Por ello, la sociedad hondureña y el COPINH (Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras, del que Berta Cáceres era coordinadora) convocaron el pasado 2 de marzo el “Día de Acción Global”. Con el fin de alzar la voz mediante diferentes actos en todo el mundo para exigir justicia por este asesinato y garantizar el fin de la violencia hacia los defensores de los derechos humanos y del medio ambiente, numerosas ciudades se unieron a la convocatoria.

Bajo el lema “Berta Vive”, Oviedo se sumó a los actos organizados por la Coordinadora de ONG del Principado de Asturias y el Ayuntamiento de Oviedo, en una jornada que pretendió contribuir al “Día de Acción Global”. En el parque Ismael Fuentes de Oviedo, en el mismo lugar donde el pasado mes de septiembre se inauguró un espacio con un monolito y una placa en memoria de la activista se dieron cita varias personas para realizar una ofrenda floral.

“Berta está más viva que nunca”, indicó la Concejala de Cooperación Marisa Ponga, “su ejemplo ha sido extendido por todo el mundo”. Noemí Rodríguez, secretaria de la CODOPA, leyó un llamamiento recibido desde COPINH para la ocasión.

En dicha apelación se exigió justicia y se denunció que el caso “está siendo manipulado desde altas esferas y que las acusaciones presentadas no soportan un mediano y responsable análisis”. Así mismo, se recalcó que “en marzo no solo recordamos con dolor aquel horrendo crimen, sino que sobretodo celebramos la vida: la de Berta, que nació un 4 de marzo; y la del COPINH, que el 27 de marzo cumple 24 años de su fundación.”

El acto, se cerró con una emotiva actuación musical de la cantante asturiana Anabel Santiago y Xulio Arbesú, quien cantó “Me acuerdo del agua”, una canción dedicada a la activista cuya máxima era “Podemos vivir sin oro, sin plata, pero no sin agua”

Imagen: Celebración del Día de Acción Global en Oviedo (CODOPA)