Trabajo presente para un Futuro en Común: El reto de la Agenda 2030

Hay un proverbio etíope que dice que “Cuando las arañas tejen juntas pueden atar a un león”.

Siguiendo con el símil, el 22 de abril, más de 100 personas de ONG’s, asociaciones y movimientos sociales nos hemos reunido bajo la batuta de la Coordinadora de ONGD  para elegir las mejores lanas y el diseño que utilizaremos en el tejido de nuestra tela de araña que atará a ese león de la Pobreza, la Insostenibilidad y la Desigualdad.

En el marco del Segundo Encuentro Intersectorial: Futuro en Común, hemos compartido una jornada de análisis, propuestas y retos ante los grandes desafíos sociales que la humanidad tiene que afrontar en los próximos años.

Comenzamos el día escuchando a Elisa Veiga Nicole (Federación de DDHH), Juan Hernández (Universidad del País Vasco y OMAL) y Nerea Ramírez Piriz (Ecologistas en Acción), analizando las causas económicas y sociales del actual deterioro democrático.

Frases tan claras y contundentes como que “El modelo económico le ha declarado la guerra a la vida”, y que debemos actuar con una “resistencia civil, organizada y feliz ante las normas que defienden a unos pocos frente a la lógica de los derechos humanos” nos acabaron de despertar para generar en todos los asistentes un mensaje común: La Agenda 2030 y el Desarrollo Sostenible debe ser la prioridad del sector, transversal a toda actividad. La incidencia política, la organización y la participación activa son los elementos para generar el cambio.

Hemos de empezar “cambios profundos a ritmos adecuados” para exigir la implementación de la Agenda 2030 en nuestro país.

La sociedad civil como palanca de cambio.

Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible son un conjunto de objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos, que adoptaron en 2015 193 países, entre ellos España.

Estos objetivos se materializan en una nueva agenda de desarrollo sostenible que, a diferencia de los Objetivos del Milenio, debe cumplirse “en todos los países y para todas las personas”,  mientras que los ODM trabajaban las metas solo en los países en desarrollo, los ODS establecen que no se puede hablar de agenda de desarrollo si no se asume que todos los problemas están interconectados y hay que abordarlos desde todos los países.

Es aquí donde entra en juego el papel de la sociedad civil: El cumplimiento de los ODS nos afecta directamente y la Agenda 2030 es una oportunidad de trabajo en común para las ONGs, las asociaciones y movimientos sociales.

El reto está en saber aprovechar esta oportunidad para crear un grupo de incidencia social que pueda influir en el cumplimiento de la agenda: Necesitamos que la sociedad conozca qué son los ODS, comprenda su importancia y exija su cumplimiento a los gobiernos e instituciones públicas correspondientes.

Uno de los frutos de las jornadas de Futuro en Común es precisamente este: La creación de un grupo de trabajo que vele por el cumplimiento del compromiso que España adquirió en 2015 en cuanto a la implantación de la Agenda 2030, haga seguimiento de los indicadores correspondientes y mantenga informada a la sociedad acerca de qué son los ODS y su proceso de implantación en nuestro país.

Nuestra telaraña particular se teje a través de la creatividad y la innovación social y se consolida mediante jornadas como esta que establecen las bases para seguir trabajando, las hojas de ruta y los compromisos de todos nosotros para caminar en la misma dirección.