Por una ley integral para prevenir la violencia contra los menores

Esta semana ha tenido un comienzo crudo, debido a la aparición del cuerpo pequeño Gabriel. Estas noticias sacuden a la sociedad y nos hace difícil creer que alguien pueda hacer daño a un ser inocente e indefenso. Pero la realidad es que Gabriel no es el único niño que ha fallecido en nuestro país a manos de alguien de su entorno más cercano.

A pesar de sentirnos en un país seguro y privilegiado, donde no hay conflictos armados, la realidad es que, según denuncia Save the children, desde 2012 son más de 100 niños los que han muerto por causas violentas. Sólo en 2016 se interpusieron 37.495 denuncias por delitos violentos contra menores de edad, pero estos datos no son reales, porque estos casos no se detectan con facilidad, y los niños y adolescentes no siempre son capaces de denunciar, bien porque la agresión procede de su entorno más cercano como el hogar o la escuela, bien por miedo, o porque simplemente no son capaces de verbalizar lo que les está pasando.

Más