Ampliar espacios para la diversidad sexual

Navi Pillay, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, lo explicó de forma clara en el prólogo del documento Nacidos Libres e Iguales: “El argumento en favor de extender a las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero (personas LGBT) los mismos derechos que gozan todas las demás personas no es radical ni complicado. Se basa en dos principios fundamentales que sustentan las normas internacionales de derechos humanos: igualdad y no discriminación.”

Las palabras iniciales de la Declaración Universal de Derechos Humanos son inequívocas: “Todos los seres nacen libres e iguales en dignidad y derechos”, y sin embargo, organizaciones como Amnistía Internacional, han recordado que  la homosexualidad es ilegal en cerca de 80 países y que aún en 10 países podría imponerse la pena de muerte por motivos de orientación sexual e identidad de género. Más