La doble discriminación de las mujeres en los países más pobres

Llevamos unos días viendo mucha información sobre los derechos de la mujer y la igualdad, y es que llega el 8 de marzo, Día internacional de la mujer, y es el momento de hacer un repaso de las metas alcanzadas y de las que nos quedan por conquistar.

Hoy en día, en pleno siglo XXI, en nuestro país muchas mujeres siguen siendo discriminadas por la única condición de ser mujer. Aunque pensemos que llevamos mucho camino andado, en nuestro país sigue habiendo brecha salarial. Los sindicatos hablan de una diferencia del 24%, y sólo un 27% de los cargos directivos son ocupados por mujeres. Según el Instituto Nacional de Estadística, las mujeres dedican el doble de tiempo a las tareas domésticas que los hombres, acumulando estas tareas a las laborales. Son repartos que se hacen de manera silenciosa pero que siguen relegando al sexo femenino a ser las máximas responsables de las tareas menos agradecidas y nada valoradas. Y respecto a la violencia machista, o el acoso, está todo por hacer. El año pasado contamos más de 54.000 casos de violencia doméstica y lamentamos 49 víctimas mortales, y todavía, en la calle, en el trabajo y en otros ámbitos, se siguen dando casos de mujeres cosificadas, denigradas o acosadas. Más