El cólera del fin del mundo

La semana pasada sonaron todas las alarmas, pero (casi) nadie las escuchó. Cada día, una media de 5.000 personas, según la OMS y UNICEF, contrayeron el cólera en Yemen, un país cuyos sistemas de salud, agua y saneamiento han quedado devastados por dos años de un intenso conflicto.

Los directores de UNICEF, Anthony Lake, y de la OMS, Margaret Chan, emitieron un comunicado en el que subrayaron la dificultad de enfrentarse al que han calificado como  “el peor brote de cólera del mundo“. Menos de la mitad de los centros de salud del país están plenamente operativos, y la cantidad de suministros médicos que están entrando en el país ha disminuido en dos tercios con respecto a marzo de 2015. Organizaciones como Cruz Roja han estimado en más de 300.000 los casos declarados. Más