Refugiados: cada minuto, ocho personas tienen que huir

En lo que va de 2015, se estima que más de 38.000 personas han cruzado Europa desde el Norte de África y 1.800 han fallecido en el intento (más del doble que en todo 2013). Los últimos estudios realizados por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) señalan que al menos la mitad de los desplazamientos que se dan hacia Europa provienen de países en conflicto, por lo que se trata de una crisis humanitaria de refugiados. Según datos de la Organización Internacional para las Migraciones, las personas que intentan llegar a Europa lo hacen, sobre todo, desde países como Siria, Nigeria, Somalia o Gambia, huyendo precisamente de conflictos armados.

El próximo 20 de junio es el Día Mundial de los Refugiados.

Yuri Fedotov, Director ejecutivo de la Oficina de la ONU contra las Drogas y el Delito (UNODC), puntualizó que “miles de migrantes y refugiados han muerto en todo el mundo en viajes peligrosos en su intento de llegar a su destino, frecuentemente a manos de los propios traficantes de personas. No podemos dejar que esta situación continúe”.

Por su parte, Ban Ki-moon (Secretario General de la ONU) en un discurso pronunciado en Bruselas el pasado mes de mayo ante el Parlamento Europeo aseguró que “salvar vidas debe ser la prioridad. Y aunque necesitamos medidas más efectivas contra los traficantes de personas, también precisamos alternativas más seguras a esos peligrosos viajes”. “Más de la mitad de migrantes que se embarcan para cruzar el Mediterráneo huyen de guerras, persecuciones y abusos de derechos humanos, lo que les da derechos a recibir protección internacional como refugiados”.

En un reciente consejo europeo se propuso la asignación de cuotas de refugiados para cada país de la Unión, teniendo en cuenta su población, extensión, su PIB y su número de desempleados. El objetivo de esta medida es ayudar sobre todo a Italia y Grecia, ya que son los países que están recibiendo un flujo masivo de entradas a través del Mediterráneo. En total se prevé la concesión de 40.000 estatutos de refugiados en dos años, lo que supone solo una parte del número total de personas que llegaron en el 2014 a las costas italianas (se estima que fueron más de cien mil). Los Estados miembros recibirán 6.000 euros por cada persona que reubiquen en su territorio.

En las últimas reuniones del G6 (los seis países más poblados de Europa) sus ministros de Interior abordaron el tema sin llegar a ningún consenso en este sistema propuesto por la Comisión Europea (CE). Alemania, Francia y España deberían asumir casi la mitad de los 40.000 demandantes de asilo llegados a Italia y Grecia desde abril procedentes del Norte de África.

Francia y Alemania ya han presentado enmiendas a esa propuesta para que se tengan más en cuenta “los esfuerzos ya efectuados por los estados miembros” en mecanismos de protección y asistencia, al recordar que actualmente cinco países (Francia, Alemania, Suecia, Italia y Hungría) asumen el 75% de los demandantes de asilo en la UE.

En cuanto a España, Jorge Fernández Díaz (ministro de Interior), tampoco está de acuerdo con la fórmula de reparto propuesta por la CE y ha insistido en la necesidad de atajar las causas que motivan esas olas de migración masivas. Según este sistema de cuotas, España deberá acoger en el periodo 2015-2016 a 5.837 migrantes.

Pero mientras se debate y alcanza un acuerdo, ¿quién se hará cargo de todas las personas que siguen llegando y necesitan protección de manera urgente? ¿Y de los que ni siquiera consiguen llegar?