No podemos esperar 100 años para cerrar la brecha de género

Un informe reciente del Foro Económico Mundial (FEM), ha estimado que, con el actual ritmo de equiparación de hombres y mujeres, todavía serán necesarios unos cien años para cerrar la brecha en la igualdad de género.

El FEM constata además, por primera vez en una década, un retroceso en 2017 en la paridad, debido sobre todo a la desigualdad en el lugar de trabajo y en representación política. La brecha ha aumentado así por primera vez desde que el Foro Económico comenzara a elaborar estadísticas al respecto.

El Informe mundial sobre la brecha de género es una evaluación comparativa anual que mide el progreso hacia la igualdad entre hombres y mujeres en cuatro áreas: logros educativos, salud y supervivencia, oportunidades económicas y empoderamiento político.

Con el objetivo de lograr un 100% en el cierre de la brecha de género, los autores del informe estiman que la brecha de género en 2016 se cerro en un 68%, un dato que representa un empeoramiento con respecto a los datos de años anteriores (68,3% y 68,1% respectivamente). Los campos de acceso a la educación y a la salud son los que han experimentado más avances.

Por el contrario, la persistencia de salarios más bajos para las mujeres, el estancamiento de la participación laboral de los mujeres (54%) con respecto a los hombres (81%) y la dificultad de las mujeres de acceder a cargos directivos en las empresas son algunos de los factores que explican el retroceso global en el cierre de la brecha de género.

“La desigualdad de género priva al mundo de un enorme recurso de talento sin explotar en un momento en que es tan importante para abordar los enormes desafíos y las fuerzas disruptivas que enfrentamos. Superar los prejuicios, invisibles o no, que nos impiden cerrar la brecha de género representa un imperativo tanto económico como moral”, dijo Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del Foro Económico Mundial.

Industries out of balance. (Global Gender Gap Report, 2017)

En ningún país del mundo se ha alcanzado la paridad de género. En la infografía del Índice Global, publicado con los datos de dicho Informe, España ocupa el puesto 24 en dicha paridad, y es también en las áreas socio económicas aquellas en las que más falta por conseguir. Con todo, nuestro país figura entre los 9 países que más han mejorado en igualdad de género.

En las primeras posiciones del Índice Global de Brecha de Género se encuentran, por este orden, Islandia, Noruega y Finlandia. Por contra, Yemen, Pakistán, Siria y Chad son los países con mayor desigualdad.

Solo dos países han alcanzado la igualdad en el Parlamento y solo cuatro han alcanzado igualdad en los roles ministeriales, de acuerdo con los últimos datos mundiales comparables. Ello a pesar de que en la actualidad, 95 países tienen la misma cantidad, si no más, de mujeres universitarias.

En un mundo en el que los Objetivos de Desarrollo Sostenible han fijado el plazo de 2030 para lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas, este ritmo de progreso es claramente insuficiente e inaceptable. Tal como hemos escrito en repetidas ocasiones y consideran las agencias internacionales, la igualdad de género es un prerrequisito para erradicar la pobreza y el hambre, para lograr la educación primaria universal y para detener los efectos del cambio climático. Si hay que esperar 100 años para conseguirla, ¿cuántos siglos habrá que aguardar para conseguir un mundo más justo y sostenible? No tenemos ese tiempo.

Imagen: Industries out of balance. (Global Gender Gap Report, 2017)