Nicaragua: violencia contra mujeres y niñas

En su reporte anual, la Red de Mujeres Contra la Violencia de Nicaragua señala que en los últimos seis años se han registrado 3.660 denuncias de violencia sexual contra menores de 14 años de edad. “El hogar es el sitio menos seguro para las mujeres, niñas y niños. El 78% de las agresiones se dieron en la casa y el 13% en la vía pública”, sostienen.

De acuerdo con la información de esta red, en estos últimos seis años se cometieron 466 asesinatos de mujeres nicaragüenses, la mayoría de los cuales continúa en la impunidad. “Cuando nos referimos al femicidio estamos hablando de crímenes de odio contra las mujeres, práctica del machismo que impera en el dominio y expropiación de los cuerpos de las mujeres”.


Subrayan que estas agresiones y asesinatos constituyen graves obstáculos para el ejercicio de la ciudadanía de las mujeres y niñas, impidiéndoles ejercer plenamente sus derechos en el campo social, político, económico, cultural y familiar. Y a su juicio estos obstáculos son muy difíciles de superar.

En ese sentido, indican que tanto los funcionarios como las funcionarias públicas exigen a estas mujeres “pruebas” de la agresión sufrida. Y se preguntan: ¿cómo las mujeres pueden presentar pruebas de la violencia que ejerce su pareja entre cuatro paredes? Porque los asesinos son en su mayoría los padres, esposos y ex parejas, según los datos recogidos.

“Las organizaciones de mujeres estamos trabajando aceleradamente en la difusión de la ley 779 (Ley Integral Contra la Violencia hacia las Mujeres y de Reformas a la Ley No. 64, Código Penal), desde un análisis profundo para que todas las mujeres conozcan la ley”, enfatizan.

Es necesario que “se divulgue en todo el territorio nacional, y se presione al Estado para que haya los mecanismos suficientes y presupuestos adecuados para su debida aplicación”, porque “las mujeres están agotadas por la suspensión y reprogramación de los juicios que constituye una violación a lo establecido en la ley”.