La violencia de género afecta a más de un tercio de mujeres en todo el mundo

A pesar de los logros alcanzados en las últimas décadas en materia de educación, salud y políticas de género,  las mujeres y las niñas siguen siendo víctimas de discriminación y violencia. Esta es una de las conclusiones del informe “Las mujeres en el mundo 2015” , que la División de Estadística de la ONU presentó la semana pasada. Este documento se publica cada cinco años y ofrece un análisis y estadísticas sobre la situación de las mujeres en el mundo en diferentes ámbitos sociales, a partir de los datos oficiales recopilados en 102 Estados.

Ban Ki Moon (secretario general de la ONU), en la presentación del informe declaró que “demasiadas mujeres y niñas continúan siendo discriminadas, víctimas de la violencia y de la falta de igualdad de oportunidades en educación y empleo, y excluidas de las posiciones de liderazgo y de toma de decisiones”

Muchas mujeres ahora tienen mejor educación y son más longevas que los hombres, más de un tercio de ellas dicen haber sido víctimas de violencia. Según Francesca Grum, una de sus autoras del informe, “esta violencia contra las mujeres está presente en todas partes, es un problema mundial y  sólo una minoría de las mujeres se atreve a hablar de su experiencia de violencia”.

En 70 de los países estudiados, menos del 40 % de las víctimas rompen el silencio y comparten su experiencia con amigos o familiares y menos del 10 % denuncian el caso a las autoridades. No obstante el informe destaca que la actitud hacia la violencia conyugal o sexual comienza a cambiar en casi todos los países donde circula información sobre este problema. De este modo, en al menos 119 países ya hay leyes sobre violencia doméstica, en 125 las hay sobre acoso sexual y en 52 sobre violencia conyugal.

En materia de educación, 58 millones de jóvenes no asistieron a la escuela primaria en todo el mundo, más de la mitad de los cuales eran mujeres. Además el número de mujeres que han continuado con sus estudios, más allá de la educación secundaria, ha experimentado un notable incremento, superando la participación masculina en casi todos los países desarrollados y en la mitad de los países en vías de desarrollo. Sin embargo, al menos dos terceras partes del total de población adulta analfabeta, unos 781 millones de personas, son mujeres.

Ban Ki-moon, señaló que los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible fijados para los siguientes 15 años y adoptados por los líderes mundiales en la cumbre del mes pasado, no pueden alcanzarse “sin derechos plenos y equitativos para la mitad de la población mundial, en la legislación y en la práctica”.

Desgraciadamente, aún quedan muchas trabas en el derecho de las mujeres a la igualdad global. Veremos que dice el próximo informe…