“Hay casos de SIDA en personas muy jóvenes”

Hoy, 1 de diciembre, Día Mundial de la lucha contra el SIDA, hablamos con Mª José Galindo, Presidenta de SEISIDA (Sociedad Española Interdisciplinaria del Sida). En 2015, según datos de ONUSIDA 36,7 millones de personas vivían con el VIH. Como hicimos en el post anterior, seguimos profundizando sobre esta enfermedad en España.

- Recientemente ONUSIDA ha advertido de que, tras una disminución significativa, las nuevas infecciones por el VIH en los adultos se han estancado y están aumentando en algunas regiones, ¿a qué se debe?
 

Los últimos datos muestran que más del 90% de las nuevas infecciones por el VIH se produce a través de las relaciones sexuales. Además, la epidemia del VIH y sida en España presenta un escenario con dos extremos muy definidos. Por un lado, gracias a los avances en el diagnóstico y en el tratamiento, la mayoría de las personas con VIH está bien tratada y controlada. Además, no hay que olvidar que se calcula que en España entre el 25% y el 30% de la población infectada por el VIH desconoce su situación, por lo que no puede tratarse y es candidata a trasmitir el virus.

- ¿Qué consecuencias conlleva que un tercio de las personas que tienen el VIH en nuestro país no lo sepan?
 

En nuestro medio seguimos teniendo nuevos casos, alrededor de 3.500 al año, que en muchas ocasiones se diagnostican tarde, con problemas asociados al VIH, o con CD4 muy bajos, lo que supone un problema de salud pública y un fracaso importante de la prevención.

En estos momentos nos encontramos con retos importantes para conseguir erradicar el VIH: poner en marcha campañas de formación e información para toda la población, que además nos va a permitir minimizar el estigma, trabajar con atención primaria esencialmente, además de con otros profesionales sanitarios, para conseguir minimizar el diagnóstico tardío, y trabajar con ONG para llegar a personas que viven con VIH y no acuden a las consultas normales entre otros.

- Los últimos datos hacen referencia a una baja percepción del riesgo real de la enfermedad, ¿se ha pasado a pensar que se trata de una enfermedad crónica y se le ha perdido el miedo?
 

La infección por VIH-sida ha cambiado mucho en los últimos años: ha pasado de ser una enfermedad mortal a una enfermedad crónica y los pacientes con infección por VIH a tener una supervivencia similar a la de las personas que viven sin VIH. Este cambio ha sido posible al tratamiento antirretroviral, que cada vez es más eficaz, cómodo y seguro.

Ahora bien, aunque se están dedicando muchos recursos para conseguir curar la enfermedad, esto no parece cercano, por lo que mientras llega ese momento debemos trabajar para prevenirla diagnosticando y tratando precozmente a todas las personas que viven con VIH, formando e informando a la población sobre las vías de transmisión y la necesidad evitar prácticas de riesgo potenciando el uso de preservativo y poniendo en marcha otros proyectos como el uso de la PrEEp (profilaxis preexposición) en los escenarios adecuados.

- Las campañas llevadas a cabo en otros países  han hecho descender el porcentaje de pacientes no diagnosticados ¿Creen que en nuestro país se invierte menos en prevención?
 

Existen dos problemas importantes que nos obligan a estar muy alerta y a seguir trabajando juntos: el diagnóstico tardío y el hecho de que, por algún motivo, las campañas prevención no está llegando a muchas personas. Estas dos situaciones hacen que en los últimos años se estén diagnosticando muchos casos de VIH en personas muy jóvenes. Las poblaciones más vulnerables deben tomar conciencia de que el VIH es una infección de graves consecuencias. En este sentido SEISIDA trabaja y colabora para que este mensaje llegue al mayor número de personas, además de seguir actuando para reducir el diagnóstico tardío.

 

* En la imagen, Mª José Galindo (Presidenta de SEISIDA) © SEISIDA