Estudiar y vivir en Sabaneta

Serie En Directo desde Guatemala
Gabriel Díaz, Responsable de Publicaciones de Global Humanitaria España

Leiby Rosalina tiene 12 años y vive en la comunidad de Sabaneta, en Poptún (Petén), donde se encuentra el aula de mecanografía instalada por Global Humanitaria gracias a la colaboración de TOPdigital. Leiby este año finalizará la escuela de primaria y comenzará la secundaria; para eso necesita tener aprobado, como requisito previo, el curso de mecanografía.

“Tengo cuatro hermanos, mi mamá se llama Ana y no tengo papá. Mis hermanos trabajan en la agricultura en la aldea y pueblos de aquí cerca. El más grande tiene 24 y tengo otro de 16 años. Fueron a la escuela pero se quedaron en primaria. A mí me gustaría ir a la secundaria, para seguir estudiando y después hacer una carrera. Creo que quiero ser perito-contadora, pero todavía no sé muy bien”, nos explica.

Leiby parece tímida o al menos se muestra un poco vergonzosa durante la conversación. Sus compañeros, revoltosos, se ríen mientras charlamos a las puertas de la escuela de mecanografía. Por el alboroto, la presencia de extraños no parece una situación habitual en este pequeño pueblo del Petén. Un pueblo que por otra parte parece ser muy querido por sus habitantes, como relata Leiby.

“Me gusta vivir en Sabaneta. Me gusta todo, todo es bonito… Pero también me gustaría que arreglaran un poco las calles. Aquí está casi toda mi familia por eso quiero vivir en Sabaneta. Hay también muchas familias pobres, me gustaría prepararme para poder ayudarlas. Por eso estudio mecanografía, que me parecía difícil, al principio, pero ahora ya no. Y luego hacer una carrera”, comenta.

Sabaneta tiene unos 1.400 habitantes y es una típica comunidad rural del Petén, donde las familias, por ejemplo, recogen agua de los pozos más cercanos, para beber, cocinar y el aseo diario. Allí Global Humanitaria reparte material escolar y, años atrás, también llevó a cabo la construcción de los salones para los niños del ciclo preescolar.

Esta escuela de mecanografía les resulta de gran utilidad porque les permite permanecer en la comunidad y evitar un viaje de unos 14 kilómetros que, como relata el director de la escuela en el siguiente vídeo, muchos hacían en bicicleta. El desplazamiento es un todo un tema en esta zona de Guatemala, como ya hemos comentado, no sólo por la precariedad de los caminos sino por la falta de transporte público y otros servicios básicos.

Todo esto y más lo cuenta en el siguiente vídeo el director de la escuela, Víctor Antonio Palencia, de 28 años. ¡Os lo recomendamos!