España suspende en Derechos Humanos

A escasos días de la “vuelta al cole”, España suspende el examen de Derechos Humanos de la ONU. El Examen Periódico Universal (EPU) es un mecanismo del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas para examinar y mejorar la situación de los derechos humanos en el terreno de cada uno de los 193 Países miembros de la ONU.

En vista de los resultados, parece que España tiene que repetir curso en asignaturas como igualdad de género, Centros de Internamiento de Extranjeros y devoluciones “en caliente”, reforma del aborto o la Ley de Seguridad Ciudadana entre otras.

Si bien es cierto que el Comité de la ONU refleja avances y compromisos positivos en la legislación española, también señala los puntos negros que deben ser tenidos en cuenta y revisados.

Uno de estos puntos negros es la Ley de Seguridad Ciudadana o Ley Mordaza. La ONU expresa en el informe su preocupación por su “efecto disuasorio” para la libertad de expresión, de asociación y de reunión pacífica. En particular, preocupa el uso excesivo de las sanciones administrativas contenidas en la Ley, las cuales “excluyen la aplicación de ciertas garantías judiciales”, tal y como señala el informe. El comité insta al Gobierno español a revisar la Ley y a contar con “todos los actores involucrados” para poder llegar a un texto que asegure “la estricta conformidad” con el Pacto Internacional de los derechos civiles y políticos.

Otro de los puntos más criticados es el que hace referencia a los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) y pide a España que no haga un “uso recurrente de la detención de los solicitantes de asilo”, además de garantizar “una detención razonable y proporcionada” de los extranjeros. También critica duramente la práctica de las devoluciones en caliente y pide que se revise la Ley de Seguridad Ciudadana para que se garantice que cualquier persona que pida protección “tenga acceso a procedimientos de evaluación justos y protección frente a la devolución sin discriminación”.

En cuanto a la igualdad (o mejor dicho, la desigualdad de género), el comité de la ONU “lamenta que las mujeres siguen estando insuficientemente representadas en los sectores público y privado”. También señala las diferencias salariales entre hombres y mujeres y pide a España aplicar medidas que eliminen estas diferencias y se examinen las causas de “esta disparidad”.

Precisamente en este último punto, la CEDAW (Convención por la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra las Mujeres) ha hecho públicos los datos de nuestro país en malos tratos, equidad salarial o educación en igualdad.

Los especialistas en Igualdad de la ONU se quejan de las “medidas de austeridad financiera y económica” adoptadas por el Ejecutivo, porque han tenido “efectos negativos”  en toda la población, pero de manera más dura en el caso de la mujeres.

El “pero” de este examen es que sus conclusiones no son vinculantes y España debe decidir que recomendaciones adopta de forma total o parcial y cual de ellas rechaza.

¿Aprobaremos el siguiente examen?