Esfuerzos para acotar paraísos que perpetúan la injusticia global

A principios de noviembre, se publicaron los llamados Papeles del Paraíso como fruto de una investigación llevada a cabo durante un año por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y cerca de 380 periodistas de 67 países, que dejaron al descubierto los trucos fiscales de las grandes fortunas para eludir el pago de impuestos.

La lucha contra la existencia Estados o territorios con niveles de tributación bajos o inexistentes, y donde los operadores económicos gozan del anonimato que proporcionan el secreto bancario, mercantil y profesional topa con muchos obstáculos. Cada país elabora listas negras de países con jurisdicciones opacas. La lista publicada por la OCDE incluye 38 jurisdicciones opacas y se espera con interés la primera lista negra de países no europeos que la Unión Europea  quiere tener lista antes de acabar el año y para la cual se está investigando a 92 estados, según reveló recientemente Pierre Moscovici, el comisario de Asuntos Económicos, Financieros y de Aduanas de la Comisión Europea.

Como conjunto, los llamados Paradise Papers incluyen más de 13,4 millones de documentos de dos despachos de abogados de Bermuda y Singapur y 19 registros mercantiles de jurisdicciones opacas revelan de nuevo el funcionamiento de la industria ‘offshore’ al servicio de líderes políticos y sus financiadores, de empresas familiares, así como de multimillonarios y celebridades. Empresas como Facebook, Apple, Disney, Microsoft, EBay, Glencore, Uber y Nike figuran entre las compañías que utilizan empresas filiales que operan en paraísos fiscales según esta filtración.

La evasión de impuestos por parte de las empresas y las grandes fortunas impide recaudar los impuestos que generan sus actividades en el territorio en el que las ejercen. Son impuestos que no llegan a los Gobiernos, y que revierten en menos escuelas, menos hospitales, menos prestaciones de desempleo menos programas sociales  y menos cooperación al desarrollo.

A raíz de la publicación de los Papeles del Paraíso, el experto independiente de la ONU sobre Deuda Externa y Derechos Humanos, Juan Pablo Bohoslavsky, recordó recientemente lo inaudito: que las empresas tienen la obligación de “contribuir puntualmente a las finanzas públicas en los países en los que operan”. Obligación que se queda en recomendación voluntaria en las Normas para Empresas Multinacionales de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

La lucha contra la existencia de los paraísos fiscales tiene como hito reciente la propuesta, en 2009, el ex-primer ministro británico, Gordon Brown, como anfitrión de una cumbre del G-20, en la que propuso a los estados de los países más industrializados una acción conjunta para la eliminación de los paraísos fiscales.

Brown considera que la existencia de los paraísos fiscales “es una de las mayores injusticias de la actualidad, permitiendo que los más ricos se mantengan a un lado mientras que el resto de nosotros paga por la salud, la educación y la protección de los más vulnerables. ”

El ex-ministro impulsa una petición internacional en Avaaz para el grupo del G-20, en su próxima cumbre, impulse un acuerdo internacional que prohíba los paraísos fiscales e imponga multas y penas de prisión para los evasores de impuestos. El objetivo de la campaña es lograr un millón de firmas que el ex-premier quiere presentar personalmente al actual presidente del G-20, el presidente argentino Mauricio Macri.

La responsable de política fiscal de Oxfam Intermón, Susana Ruíz, destacó recientemente que “la invesión mundial hacia los paraísos fiscales ha crecido un 45% desde la crisis financiera de 2008, y en España se ha multiplicado x 4 tan solo en el último año”. Mediante la campaña El dinero que no ves, esta organización exige la creación de una lista negra de paraísos fiscales sin interferencias políticas y la elaboración en España de una ley contra la evasión y la elusión fiscal como parte de los esfuerzos por reducir las desigualdades.

Desde Pobreza Cero, un movimiento estatal, organizado por la Coordinadora de ONG para el Desarrollo España, consideran que “La lucha contra los paraísos fiscales, la fuga de capitales y la transparencia en las cuentas nacionales e internacionales públicas y privadas es esencial para conseguir que la riqueza sea redistribuida para garantizar el respeto, la protección y el complimiento de los Derechos Humanos para todas las personas”. El movimiento llama a acabar con la Desigualdad Obscena mediante una recogida de firmas para que todas las administraciones del Estado incorporen la lucha contra la pobreza y la desigualdad en sus Presupuestos para 2018.

El cumplimiento de la Agenda de Desarrollo Sostenible es la guía que debe marcar el rumbo de toda la acción internacional en búsqueda de la reducción de la pobreza y las desigualdades y en la lucha contra el Cambio Climático. Para poder cumplirla se necesitan movilizar grandes recursos económicos, que no estarán disponibles sin una lucha contra la evasión y la elusión fiscal por parte de las empresas transnacionales y las grandes fortunas.


Imagen: No tax havens! de GUE/NGL en Flickr