Alarmante número de embarazos en niñas y adolescentes guatemaltecas

Por Gladys Paz, directora de Global Humanitaria Guatemala

De enero a julio de 2014,  en Guatemala se registraron 4.294 embarazos en menores de 14 años, una edad en la que cualquier relación sexual es tipificada como violación “aun cuando no medie violencia física o psicológica”[1], según informó el Observatorio Nacional de Salud Reproductiva (OSAR).

En el departamento de Petén, donde trabaja Global Humanitaria, en ese mismo periodo se produjeron 3.660 embarazos en niñas y adolescentes de 10 a 19 años de edad, de las cuales 411 eran niñas de 10 a 14 años.

Los embarazos a temprana edad en el sur de Petén afectan en su mayoría a niñas y adolescentes de familias Maya Q’eqchi y Ladinas que viven en comunidades rurales y urbano marginales en condiciones de pobreza, con bajo nivel educativo, acceso limitado a servicios básicos y  hacinamiento.

Concretamente, en el 89% de estos casos de abuso sexual están implicados familiares; de ese porcentaje, el 30% corresponde a los padres.[2]

Las víctimas viven en el anonimato, tanto por las condiciones marginales antes descritas como por el rechazo y exclusión de la sociedad, lo que se agudiza más en las jóvenes indígenas y rurales, donde las víctimas principales son las niñas, quienes durante siglos han sido consideradas un trofeo de guerra, ya que a menor edad, mayor inocencia.

Las sobrevivientes de este criminal acto no encuentran eco de empatía y solidaridad, es un tema prohibido, no se habla, remueve los mitos y estigmas de carácter moral, religioso y de discriminación hacia la mujer.

Las causas más comunes de las muertes maternas para las niñas de 10 a 14 años son la eclampsia (enfermedad de carácter convulsivo, que provoca pérdida más o menos completa de las facultades sensitivas e intelectuales) y la atonía uterina, debido a la malnutrición de las niñas.

Todo esto evidencia el limitado y generalizado acceso a la educación sexual, especialmente para las niñas del sur de Petén.

En respuesta a esta realidad, Global Humanitaria Guatemala, la Agrupación Juvenil de Mujeres Activas “AMA” y el Fondo Centroamericano de Mujeres, impulsamos el proyecto Actívate Joven Mujer, que tiene como objetivo empoderar a la mujer joven sobre sus derechos sexuales y reproductivos y utilizar el liderazgo feminista como herramienta para la prevención en embarazos a temprana edad.

Este proyecto ha permitido que las problemáticas y demandas de la mujer joven sean visualizadas en las agendas comunitarias y municipales, así como también ha abierto una puerta para que cada vez sean más las jóvenes involucradas en promover los derechos sexuales y reproductivos.

Solamente eliminando las consignas que desvalorizan a la mujer lograremos erradicar las desigualdades ejercidas contra ellas, poniendo freno a los embarazos en niñas y adolescentes en Petén.

Imagen: Jóvenes del Petén participantes del proyecto sobre derechos y deberes ciudadanos, impulsado por Global Humanitaria.


[1] Tras modificación del artículo 173 del Código Penal y el cambio del artículo 174

[2] Secretaria Contra la Violencia, Explotación y Trata de Personas –SVET-