El año de la agricultura familiar

En el mundo, 842 millones de personas no tienen lo suficiente para comer. Así lo informa la FAO (Organización para la Alimentación y de la Agricultura de la ONU), que dedica este 2014 a difundir y compartir experiencias en torno a la agricultura familiar, como una de las vías para remediar esta realidad.

Sin embargo, en el mismo mundo donde existen 842 millones de personas con hambre se producen alimentos para 12.000 millones de seres humanos. Y nuestro planeta está habitado por 7000 millones. ¿Entonces?

“La civilización actual ha entendido a la economía de extracción como una de las bases imprescindibles para la mejora de sus sociedades y su bienestar. Pero, el flujo del dinero no ha optimizado la calidad de vida de millones de humanos y menos aún de un planeta que se degrada a pasos agigantados”, asegura el ingeniero agrónomo Walter Pengue, profesor e investigador.

Por eso, señala la FAO, la agricultura familiar a pequeña escala está ligada de manera inequívoca a la seguridad alimentaria mundial.

“La agricultura familiar rescata los alimentos tradicionales, contribuyendo a una dieta equilibrada, a la protección de la biodiversidad agrícola del mundo y al uso sostenible de los recursos naturales”. Además, representa una oportunidad para dinamizar las economías locales, “especialmente cuando se combina con políticas específicas destinadas a la protección social y al bienestar de las comunidades”.

Asimismo, explica Walter Pengue, “existen rigurosos estudios que demuestran que las naciones que alcanzaron elevados niveles educacionales, mejoraron sus condiciones de salud, calidad y esperanza de vida y lograron una elevada renta per capita optaron por la reforma agraria y fortalecieron una agricultura basada en el trabajo familiar”.

Por otro lado, el investigador confirma que las naciones con los más bajos índices de desarrollo humano presentan un fuerte predominio de su agricultura terrateniente y utilización del latifundio en el marco de una agricultura cada día más intensiva y especulativa.

Imagen: huerto comunitario apoyado por Global Humanitaria Guatemala. + info aquí