Educación climática para proteger a la Tierra

En el Informe sobre la percepción social del Cambio Climático, elaborado en 2011 por el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA) y la ong Ecologistas en Acción, el 60% de la población española afirmó entender el cambio climático actual y conocer sus causas, y un 85 % lo atribuyó –certeramente- al consumo de combustibles fósiles.

Y sin embargo, el alto grado de reconocimiento de la población del Cambio Climático como un problema generado por la actividad humana y su valoración como una amenaza potencial, no va acompañado, en muchos casos, de una predisposición a adoptar compromisos concretos en los ámbitos de la esfera personal que más inciden en la causa del problema.

A escala global, el World Wide Views Climate and Energy, una consulta ciudadana realizada a unas 10.000 personas en 75 países en 2015, acreditó que el 45% de los participantes en estos debates asumió que debía detenerse la exploración de nuevas reservas de combustibles fósiles. Aunque, en el detalle por países, esta afirmación era compartida por el 71% de encuestados en Canadá y el 69% en España, pero solamente por el 19% de países como Rusia o Irán.

La dificultad de apreciar a escala humana los fenómenos relativos al clima, la percepción de que se trata de un problema lejano con pocas repercusiones a nivel local y el choque entre la percepción de bienestar personal frente a modelos de consumo más sostenible han debilitado y debilitan el compromiso individual.

En la celebración, el pasado 22 de abril, del Día Internacional de la Madre Tierra, reconocido por Naciones Unidas y promovido por la ong estadounidense Earth Day Network, organizaron eventos en casi 200 países bajo el lema «Alfabetización medioambiental y climática».

Este 22 de abril coincide también con el primer aniversario de la firma de los Acuerdos sobre Cambio Climático de París, en el que 165 países acordaron medidas para la reducción de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI para mantener el aumento de la temperatura mundial por debajo de 2 ºC.

Pese a que la evidencia científica sobre el impacto humano en el clima no ha parado de crecer desde la Primera Conferencia Mundial sobre el Clima (1979), los negacionistas del cambio climático continúan existiendo. La mayoría de ellos son hombres, que no creen en los poderes públicos y defienden a ultranza la iniciativa privada, tal como reflejó un estudio de la Universidad de Tasmania. Según dicho estudio, los países con mayor porcentaje de negacionistas son Australia (17%), Noruega (15%), Nueva Zelanda (13%) y Estados Unidos (12%).

En este sentido, los impulsores del Día de la Tierra recuerdan que “frente a los intereses económicos cortoplacistas de las empresas que intentan atenazar la acción y los compromisos de los Gobiernos que intentan la transición hacia una economía verde, la justicia ambiental exige una ciudadanía educada, capaz de defender la ciencia y la razón, para lo cual la educación ambiental es el primer paso.

El futuro de la tecnología, los empleos del mañana y las leyes que deben fomentar la sostenibilidad necesitan que todos los ciudadanos tengan conocimientos fluidos sobre el medio ambiente local y estén preparados para hacer frente al desafío sin precedentes que representa el cambio climático.

Directorio de recursos para conocer los impactos del Cambio Climático

Imagen: Placards, Climate Change demonstration, de Julian Osley