Conseguir la inclusión de Personas con Discapacidad

Según estimaciones de la UNESCO, cerca de mil millones de personas (un 15% de la población mundial) viven con una discapacidad y el 80% de ellos viven en países en desarrollo. Casi 93 millones de esos discapacitados son niños. El pasado 3 de diciembre fue el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, cuyo objetivo es llamar la atención y movilizar apoyos para aspectos clave relativos a la inclusión de personas con discapacidad en la sociedad y en el desarrollo.

Estas personas suelen verse marginadas a causa de los prejuicios sociales acerca de las diversas modalidades de discapacidad y la limitada flexibilidad de los agentes sociales para atender a sus necesidades especiales.

Un 40% de los españoles nunca han iniciado una conversación con una persona con discapacidad, según una encuesta reciente de la Fundación Adecco. Mientras que el 53% admite sentir algún grado de incomodidad al relacionarse con discapacitados.

De hecho, la ausencia de conocimiento y de experiencias con personas con discapacidad ocasionan inseguridad y actitudes discriminatorias inconscientes, según un 88% de las personas con discapacidad. La información, la formación y el diálogo son la mejor herramienta para combatirlo, según la Fundación Adecco.

En la vida cotidiana, los discapacitados padecen múltiples desigualdades. En particular, las mujeres con discapacidad, se enfrentan a barreras físicas, de actitud y de acceso a la información. El colectivo de personas discapacitadas disponen de menos oportunidades para acceder a la educación de calidad y de oportunidades de trabajo. Además experimentan mayores tasas de desempleo e inactividad económica y están en mayor riesgo de una protección social insuficiente, la cual es clave para reducir la pobreza extrema.

La Organización Mundial de la Salud constata también que las personas con discapacidad presentan peores resultados sanitarios, obtienen resultados académicos más bajos, participan menos en la economía y registran tasas de pobreza más altas que las personas sin discapacidades.

En Informe Mundial sobre Discapacidad, publicado por la Organización Mundial de la Salud y el Banco Mundial, revela el vínculo entre pobreza y discapacidad. La mitad de las personas con discapacidades no pueden pagar la atención de salud, frente a un tercio de las personas sin discapacidades.

Datos procedentes de cuatro países del África meridional indican que sólo entre un 26 y un 55% de las personas que requerían servicios de rehabilitación médica los recibían, y sólo entre el 17 y el 37% de los que necesitaban dispositivos de ayuda (por ejemplo, sillas de ruedas, prótesis, audífonos) podían acceder a ellos.

Cerca de 100 Estados han ratificado ya la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad (2006), que tiene por objeto promover, proteger y asegurar el goce de los derechos humanos por todas las personas con discapacidad.