Desminar Colombia

Las minas diseminadas  en una guerra siguen cobrándose vidas durante años, incluso cuando se han detenido las hostilidades.  A diferencia de otras armas, son accionadas por las propias víctimas, que las hacen explotar al manipularlas o cuando tropiezan con ellas, ajenas a su poder letal.

En Colombia, el segundo país con más minas del mundo después de Afganistán, desde 1990 se han registrado más de 11, 458  incidentes de minas antipersona que han causado más de 2.200 muertos.  (fuente  Acción contra Minas Antipersona  Colombia )

El problema afecta a 700 de los 1.100 municipios colombianos, una gran extensión y una  geografía abrupta  De ahí que el presidente Juan Manuel Santos haya pedido ayuda a la comunidad internacional. Por su parte Colombia destinara progresivamente a 10 mil funcionarios a la tarea del desminado. Actualmente en el país sólo dos organizaciones realizan el desminado humanitario, el Batallón de desminado (Bides), formado por miembros de la armada y el ejército; y la ONG británica The Halo Trust, que capacita a civiles de la región.

Mientras, en muchas escuelas se utiliza una guía para que los niños tengan cuidado por donde caminan y así puedan evitarlas.

Países con  minas

La remoción de minas es esencial para que los desplazados  durante una guerra puedan regresar a sus hogares, así como para que se pueda prestar asistencia humanitaria  e iniciar las tareas de reconstrucción del país.

Naciones Unidas lleva a cabo programas de desminado  y de atención en países afectados, como Afganistán, Angola, Bosnia , Camboya, Ruanda, Yemen, Somalia, Uganda y Mozambique.

infografia-paisesendesminado-950x950

NO a las minas

Los efectos causados por las minas antipersona son  terribles. De ahí que, a mediados de 1990, el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, las ong participantes de la Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas, Naciones Unidas y diversos Estados lanzaran una campaña sobre el sufrimiento causado por las minas antipersona  para lograr su prohibición.

Más de tres cuartas partes de los países del mundo se han adherido al tratado  sobre la prohibición del empleo de minas antipersona . A pesar de ello, los últimos nueve años el uso de minas antipersona por grupos armados no gubernamentales y las víctimas que estas armas ocasionan han alcanzado las cifras más altas: Afganistán (con 1.296 víctimas en 2014), Colombia (con 286), Myanmar (251), Pakistán (233), Siria (174), Camboya (154) y Mali (144) están entre los países con más bajas por el uso de este tipo de armas.

En España el año pasado se aprobó la nueva ley de prohibición de las minas antipersonas y armas de efecto similar, que sitúa al país en el grupo de Estados que aplican la convención aprobada en Oslo sobre la prohibición del empleo, producción, almacenamiento y transferencia de estas armas. Las Fuerzas Armadas han destruido las municiones en racimo Ahora sólo queda que las empresas privadas, que tienen de plazo hasta 2017, hagan lo mismo.

Imagen destacada: Día Internacional para la Sensibilización sobre las Minas Antipersonal. Policía Nacional de Colombia en Flickr