Conflictos olvidados, guerras sin fin

La mayoría de los conflictos armados de los llamados ‘de baja intensidad’ no merecen la atención ni los titulares de las guerras en Iraq, en Siria o en Afganistán, por citar tres ejemplos. Allí donde no parecen evidentes los intereses geopolíticos o económicos de las potencias económicas mundiales, priman los llamados ‘conflictos olvidados’.

Pero el impacto de los conflictos que duran décadas es igual de devastador para los que los sufren, la gran mayoría civiles y con más dificultades para protegerse: mujeres, niños y ancianos. IRIN, el servicio de noticias sobre crisis humanitarias, recoge información sobre más de 40 guerras y conflictos de los que sabemos poco o nada: EritreaSomalia, la República Centroafricana, Xinjiang, la guerra en el Nilo Azul del Sudán, Mindanao, el sur de Tailandia, la región de Casamance…

En países como Sudan del Sur o el Yemen se viven conflictos de los que sólo de habla cuando las matanzas provocan más mortandad de lo habitual.

Dos años después de la independencia de Sudan del Sur, lograda en 2011, las acusaciones del presidente del país, Salva Kiir, que acusó a su vicepresidente Riek Machar, de tramar un golpe de estado, encendió de nuevo el conflicto armado en esta región, con una guerra civil a la que oficialmente se puso fin con un acuerdo de paz y un gobierno que integró a ambos en agosto de 2015. Sin embargo, las hostilidades se reanudaron poco después y el rebrote de la violencia deja el país ante un panorama incierto y sombrío. Según cifras de Amnistía Internacional, la guerra civil ha provocado la huida de sus hogares de 2.3 millones de sursudanes, algunos como desplazados internos y otros como refugiados en países vecinos. El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF, calcula que cerca de 16.000 niños han sido reclutados como soldados en este conflicto.

Conflictos actuales en el mundo. ¿Cuántos sabrías identificar? By Bullshark44 - Own work, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=34697568

Conflictos actuales en el mundo. By Bullshark44 – Own work, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=34697568

La guerra en Yemen, por su parte, enfrenta al Gobierno del Abdo Rabu Mansur Hadi –apoyado por la coalición internacional–, por un lado, y a los rebeldes huthis y los aliados del ex presidente Alí Abdulá Salé, por otro, en un conflicto en el que, como muchos otros en Oriente Medio, Arabia Saudí e Iran, apoyados cada uno por sus aliados, se juegan la hegemonía política a costa del sufrimiento de la población civil, en el país árabe más pobre, en el que el 80 por ciento de su población precisa de ayuda humanitaria, según Naciones Unidas.

Información fragmentaria contra entretenimiento

Para explicar conflictos que tienen causas históricas, en los que intervienen muchos factores que no conocemos, los medios ofrecen información escasa y fragmentada. Además, dicha información debe competir con ingentes cantidades de entretenimiento banal que nos llegan las 24 horas por todos los canales posibles. No es extraño que no lleguemos a comprender o que desconectemos.

Tal como recuerda el sociólogo Narciso Michavila en uno de los Cuadernos de Estrategia del Ministerio de Defensa, “los conflictos bélicos no escapan al ciclo de vida de las noticias: con el paso del tiempo pierden interés para la audiencia y, por tanto, para los medios. «La muerte de un soldado soviético –decía Stalin– es un drama, la muerte de un millón es estadística”.

“Los medios de comunicación tienen una notable capacidad para determinar la agenda de los asuntos públicos, fijar la forma de abordarlos y establecer los criterios de valoración por la clase dirigente”, sostiene Michavila.

Los conflictos de los que poco se informa y poco se sabe quedan, de este modo, en manos de los que los crean y de los intereses económicos y estratégicos que los alimentan a lo largo del tiempo, en una espiral de violencia e indiferencia que parece no tener fin.

Imagen de cabecera: Niña en el campo de refugiados de Azrak, en Yemen. Photo: Annasofie Flamand / IRIN / 201003170743460181 en Flickr