Estados frágiles

La Educación, un derecho global al que no acceden millones de niños

La Educación, un derecho global al que no acceden millones de niños

Por Gabriel Díaz, director de publicaciones de Global Humanitaria

Casi siempre es difícil ponerse en lugar del otro. Lo es en las cuestiones cotidianas, las más simples; entender, comprender, sentir empatía aunque eso no signifique estar de acuerdo.

Un ejemplo: nuestro hijo lo deja todo por la PlayStation, sin que nosotros los hayamos estimulado a permanecer ese largo rato frente a la pantalla. Vemos cómo se concentra y emplea estrategias. Celebra cuando gana la batalla y se frustra cuando la pierde. Entretanto, nosotros soñamos (o no) con que lea El Principito. Seguramente, el tiempo, los límites y los criterios aprendidos en casa y en la escuela, forjarán parte de su personalidad, y él decidirá.

Ahora, demos un salto grande. Imaginémonos frente a un contrato que estamos obligados a firmar sin saber descifrar esa “sopa de letras” que tenemos ante nuestros ojos. Podemos ver pero no leer. O que nos vemos forzados a dejar nuestro pueblo, tomar un autobús, y rellenar un formulario de aduana con la ayuda de otra persona, porque nuestras manos saben labrar pero no escribir. Ya en la ciudad, nos perdemos, desconcertados, entre símbolos extrañísimos. Más

Día del agua: de realismo mucho, de mágico nada

Día del agua: de realismo mucho, de mágico nada

Por Gabriel Díaz, responsable de publicaciones de Global Humanitaria.

Cuando llegué por primera vez a trabajar a Tumaco (Colombia), en el año 2000, hacía muy poco tiempo se había creado el barrio de invasión (asentamiento) llamado 11 de noviembre, día en el que Cartagena de Indias se declaró independiente de España en 1811. Pero aquel panorama nada tenía que ver con emancipación alguna, ni con el realismo mágico de Macondo. Mejor dicho: de realismo mucho, de mágico nada.

El 11 de noviembre se asentaba sobre un vertedero, uno de los mayores basurales de esa ciudad-puerto situada al sur del país, que tenía por entonces unos 150.000 habitantes. Encima de los desechos orgánicos e inorgánicos los recién llegados habían montado senderos con estrechos tablones, los mismos con que construyeron sus chabolas. Así se fueron amontonando decenas de familias.

Entre la consternación y la indignación, mis ojos de principiante vieron cómo la putrefacción de la comida y los excrementos humanos se mezclaban con el de las gallinas y los perros, fundidos a su vez con miles de bolsas de plástico y botellas de vidrio. Para las ratas, un banquete. Sobre ese mismo “terreno” correteaban los niños, que jugaban, reían y también tosían, roncamente, como una persona de 60 años. Recuerdo que una alborotada nube de moscas y mosquitos los perseguía. Más

Consecuencias del conflicto colombiano en Tumaco

Consecuencias del conflicto colombiano en Tumaco

Por Fernanda Luna, responsable de comunicación de Global Humanitaria Colombia.

En Tumaco, la vulneración de los derechos de sus habitantes como consecuencia del conflicto armado, es parte del día a día. En el municipio colombiano parecen confluir todos los males: la pobreza, la injusticia, las formas más desgarradoras de violencia contra los niños y las niñas, contra las mujeres.  

“Yo recuerdo que estaba en el puesto de frutas cuando me llamaron para decirme que le habían disparado a mi niña, yo salí corriendo y no sabía qué hacer, ni siquiera lloré, me quede ahí como paralizada y reaccioné cuando vi que la traían alzada. Tenía 12 años cuando me la mataron, le disparó otro niño de la misma edad porque no quiso darle un helado que se estaba comiendo”.  Es lo que recuerda María, una de las cientos de mujeres tumaqueñas que han vivido de forma descarnada la violencia en su territorio.  

Según el último informe forense de medicina legal, en 2012 se registraron en Tumaco 237 homicidios, y según la diócesis de Tumaco sólo de enero a septiembre de 2013 se produjeron 178 muertes violentas, víctimas de las guerrillas, de las bandas armadas los Rastrojos , los Urabeños, las Águilas Negras, y de la influencia directa del narcotráfico. Más

¿De dónde proviene el cacao que consumimos?

¿De dónde proviene el cacao que consumimos?

Por Gabriel Díaz, responsable de publicaciones de Global Humanitaria.

El 40% del cacao que se produce en el mundo procede de Costa de Marfil. El grano de cacao viaja desde el país africano para convertirse en uno de los mayores negocios de las grandes multinacionales que comercian distintas marcas de chocolate en todas sus variedades.

La industria y el mercado de chocolate mueven miles de millones de dólares al año; el chocolate es el sabor favorito del 52% de los estadounidenses. Hershey Company, la principal productora de ese país, registró en 2012 ventas por más de 6 billones de dólares.

Pero este brillante negocio tiene un lado oscuro, enseñado en varios documentales, el último de ellos difundido en 2010: “El lado amargo del chocolate”, en el que sus directores Miki Mistrati y Roberto Romano revelan la explotación de niños en las plantaciones de cacao en ese país del África Occidental. Más

Niños y adultos víctimas de trata en Nepal

Niños y adultos víctimas de trata en Nepal

Desde Nepal, Surendra Bajracharya director de Global Humanitaria/HTC

Nepal es uno de los países pobres y menos desarrollados del mundo; casi un tercio de su población vive por debajo del umbral de la pobreza. La agricultura es el pilar de la economía, representa el medio de vida para las tres cuartas partes de la población y un tercio del PIB. Su población es de aproximadamente 30 millones.

En este país millones de personas son explotadas y sometidas a un régimen de esclavitud, en la prostitución, la servidumbre involuntaria, trabajando en fábricas o como niños soldados. Esta “industria” criminal es la tercera más grande después de la venta de armas y el tráfico de drogas. Se estima que 27 millones de personas en todo el mundo son víctimas de la esclavitud. De ellos, el 50 % son niños. Más

Niños trabajadores reclaman derechos en Bolivia

Niños trabajadores reclaman derechos en Bolivia

Por Iris Alandia y Lilian Lima, desde Cochabamba

Un reciente informe de la  Defensoría del Pueblo, sobre la situación del trabajo infantil en Bolivia, señaló que en este país hay 850.000 niños y adolescentes trabajadores, cifra que representa el 28 % de la población de entre cinco y 17 años. De esa cifra, el 87 % se desempeña en oficios considerados peligrosos y un 77 % no es remunerado porque desarrolla actividades laborales familiares. Asimismo, UNICEF, que aboga por la abolición del trabajo infantil, estima de acuerdo con un reporte, 120.000 “trabajadores” de 7 a 17 años están empleados en el sector minero, sin la seguridad correspondiente y manejando materiales peligrosos. Estos datos muestran al país, como uno de los que cuentan con las mayores cifras de niñez trabajadora  en Latinoamérica. Más

Desastres naturales y desigualdades sociales

Desastres naturales y desigualdades sociales

Por Gabriel Díaz, responsable de publicaciones de Global Humanitaria.

Tras el paso del tifón Haiyan/Yolanda, desde Filipinas nos llegan imágenes desoladoras y cifras de muertes de una dimensión tan escalofriantes como adormecedoras. Otra vez el impacto, la emergencia y la conmoción. Sin embargo, poco tiempo habrá de pasar para que los telediarios hagan foco en otra desgracia que superará a Yolanda y así sucesivamente. A un ritmo vertiginoso, no habrá tiempo para indagar en las causas de tanta destrucción. Y como dijo a nuestra revista Global Rosa Ma. Calaf, una vez más nos afectará el síndrome de la “piedad cansada”.

En Filipinas hay un promedio de 20 tifones al año, pero éste ha sido el más devastador, dejando más de 10.000 muertos, según datos estimativos.  ¿Qué sector de la población fue la más afectada? La franja más pobre. ¿Vivían estas personas en zonas de alto riesgo? Sí.  ¿Se tomaron medidas preventivas? No. Tras el tifón, ¿algo cambiará? Es altamente probable que no. Ya en su momento el periodista Ignacio Ramonet hizo un análisis de la relación entre desigualdad social y catástrofes como la filipina. Más

Tumaco y las realidades paralelas en Colombia

Tumaco y las realidades paralelas en Colombia

Por Gabriel Díaz, responsable de publicaciones de Global Humanitaria.

Lo que a todas luces es una ‘narcoguerrilla’, mezcla del inconmensurable negocio del narcotráfico y los grupos armados guerrilleros, paramilitares y bandas criminales, se ha cargado –hablando pronto y claro- 10 torres de energía eléctrica en Tumaco. Los alrededor de 180.000 habitantes del municipio han estado 20 días sin luz, escasez o falta de combustible y agua potable. Esto ha desatado una crisis con serios perjuicios para la salud de la población, entre otras cosas.

Entretanto, los medios de comunicación internacionales seguían ocupándose de las negociaciones de paz entre los guerrilleros revolucionarios de Colombia (FARC) y el Gobierno de ese país, cosa que es natural. Sin embargo, no lo es que Tumaco quedase una vez más relegado a un plano secundario y esto, evidentemente, no es casual. Hay múltiples intereses por los que el sufrimiento de esta población históricamente olvidada por ser hija de esclavos y pobre en términos materiales, no interesa. Más

Vicenç Fisas: “La guerra nunca es inevitable”

Vicenç Fisas: “La guerra nunca es inevitable”

Por Gabriel Díaz, resposable de publicaciones de Global Humanitaria.

En el conflicto colombiano, “no menos de 18.000 niños, niñas y adolescentes forman parte de grupos armados ilegales y organizaciones criminales, y no menos de 100.000 están vinculados a sectores de la economía ilegal directamente controlada por grupos armados ilegales y organizaciones criminales”, asegura la abogada experta en derecho internacional humanitario, Natalia Springer, en su informe titulado “Como corderos entre lobos”.

En tiempos en los que asistimos a los vaivenes de las negociaciones entre el gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC, suscribimos y nos hacemos eco de las palabras de Vicenç Fisas, director de la Escuela de Cultura de Paz de la Universidad Autónoma de Barcelona, quien entrevistado por nuestra revista Global sostuvo que “una guerra nunca es inevitable”.  Más

Los retos para alcanzar una “paz global positiva”

Los retos para alcanzar una “paz global positiva”

El fundador de Vision of Humanity, una iniciativa del Instituto para la Economía y la Paz, Steve Killelea, afirma que nos encontramos en una época diferente a cualquier otra de la historia humana. Y lo justifica de esta manera: “Los problemas que enfrentamos son de naturaleza global. Ellos son el cambio climático, cada vez menor biodiversidad, uso completo del agua dulce disponible en el planeta y la superpoblación”.

“Sin paz no seremos capaces de alcanzar los niveles de cooperación, inclusión y equidad social que se requiere para comenzar a resolver estos problemas, por no hablar de la autonomía de las instituciones internacionales necesarias para regularlos”, continúa. Killelea asegura que es preciso tomar medidas globales de forma unificada, porque estos retos comunes exigen soluciones globales, cooperación a escala global “sin precedentes”. Más