Agricultura

Niños trabajadores reclaman derechos en Bolivia

Niños trabajadores reclaman derechos en Bolivia

Por Iris Alandia y Lilian Lima, desde Cochabamba

Un reciente informe de la  Defensoría del Pueblo, sobre la situación del trabajo infantil en Bolivia, señaló que en este país hay 850.000 niños y adolescentes trabajadores, cifra que representa el 28 % de la población de entre cinco y 17 años. De esa cifra, el 87 % se desempeña en oficios considerados peligrosos y un 77 % no es remunerado porque desarrolla actividades laborales familiares. Asimismo, UNICEF, que aboga por la abolición del trabajo infantil, estima de acuerdo con un reporte, 120.000 “trabajadores” de 7 a 17 años están empleados en el sector minero, sin la seguridad correspondiente y manejando materiales peligrosos. Estos datos muestran al país, como uno de los que cuentan con las mayores cifras de niñez trabajadora  en Latinoamérica. Más

Acabar con el hambre, una cuestión de voluntad política

Acabar con el hambre, una cuestión de voluntad política

Hace poco más de un año en el mundo había 925 millones de personas sin acceso a alimentos, de acuerdo con datos ofrecidos Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Lo paradójico, señala la activista Esther Vivas, es que nunca en la historia se habían producido tantos alimentos.

Citando a la FAO, Vivas nos recuerda que en el mundo se produce comida para 12.000 millones de personas cuando en el planeta habitan 7.000 (ver artículo publicado por El País).

“La alimentación no es hoy un derecho garantizado. El creciente monopolio del sector agroalimentario supedita la necesidad de comer al lucro económico. Unas pocas empresas transnacionales controlan cada uno de los tramos de la cadena alimentaria, desde la producción en origen pasando por la transformación hasta la distribución final, consiguiendo enormes beneficios gracias a un modelo agroindustrial liberalizado y desregularizado”, escribe Vivas en su libro Del campo al plato. Más

Año Internacional de la Quinua, madre de todas las semillas

Año Internacional de la Quinua, madre de todas las semillas

Por Carol Reynoso, coordinadora de Global Humanitaria en Puno (Perú).

La quinua es un grano andino que se cultiva desde hace más de 5.000 años por los pobladores de culturas prehispánicas presentes en la Cuenca del Lago Titicaca; Tiahuanacos, Lupacas e Incas domesticaron y mejoraron el cultivo de este grano, teniendo una distribución territorial bastante extensa desde Perú, Bolivia, Colombia, Argentina, Chile e incluso México.

Los antiguos experimentaron una tecnología que ha permitido la adaptación de este grano a través de un conocimiento ancestral que ha sido trasmitido de generación en generación, logrando un manejo agroecológico resistente a las duras inclemencias climatológicas presentes en la zona altoandina; conocimientos que hoy son reconocidos como parte de la ciencia andina.

Los aymaras conocen el grano de quinua como jiwra; la tradición cuenta que en épocas antiguas la cuenca del Titicaca fue azotada por sequías, siendo la jiwra una de las semillas que mitigó las temporadas de hambruna. Los Incas la llamaron chisiya mana, que en idioma quechua significa “Madre de todas las semillas”. Más

La mortalidad infantil disminuye, pero no el despilfarro de alimentos

La mortalidad infantil disminuye, pero no el despilfarro de alimentos

El Fondo de la ONU para la Infancia, UNICEF, anunció la semana pasada que la mortalidad de niños se redujo a la mitad con respecto a las cifras registradas en 1990. También UNICEF nos recuerda que el 45% de esas muertes ocurren por desnutrición infantil. Por otro lado, un tercio de la comida que se produce en el mundo acaba en la basura.

En resumen, el estudio realizado entre otros por UNICEF señala que durante el año 2012, aproximadamente 6,6 millones de niños en todo el mundo –18.000 niños al día– murieron antes de cumplir cinco años, aproximadamente la mitad de niños menores de cinco años que murieron en 1990. Además de la desnutrición, UNICEF remarca que también es clave luchar contra enfermedades evitables como la diarrea, problemas pulmonares y el paludismo.  Más

Conservación de saberes ancestrales en Bolivia

Conservación de saberes ancestrales en Bolivia

Desde Bolivia, Gabriel Díaz, responsable de publicaciones de Global Humanitaria

Los agricultores, como los navegantes, saben observar y descifrar las señales de la naturaleza, porque así manda la tradición y porque no a todas partes llegan los pronósticos meteorológicos convertidos en espacios estrella de la tele.

En un margen de tiempo relativamente corto, hemos pasado del agujero de la capa de ozono y las consecuencias del efecto invernadero hasta instalarnos en el cambio climático, que no parece ser otra cosa que la fatiga de la madre naturaleza ante tanto desmadre humano. Y así lo perciben los campesinos cochabambinos del centro de Bolivia, que en los últimos años padecen las consecuencias de estos cambios. En ese sentido y sin ánimo de enaltecer desmesuradamente ninguna cultura –casi todas tienen sus bienes y sus males- los quechuas y aimaras han mantenido un diálogo con la naturaleza que no deja de sorprendernos a quienes provenimos de la ciudad.

Habituados a vivir de lo que la tierra les ofrece, tanto la siembra como la cosecha se convierten en un rito que implica mucha observación previa, con todos los sentidos. Se ve, se huele, se escucha, se palpa. Así lo vive desde hace décadas don Julio Morales, quien a los 82 años comparte su sabiduría con hijos y vecinos, lo que la tierra, la fauna y el cielo anuncian. Más

Un día en la vida de Basilea

Un día en la vida de Basilea

Desde Perú, Gabriel Díaz, responsable de publicaciones de Global Humanitaria.

Seguramente Basilea, una campesina quechua que vive en una pequeña y aislada comunidad de Puno (sureste del Perú), nunca ha escuchado hablar de las cifras del macro crecimiento económico y el boom de la construcción que se observa en los centros urbanos peruanos. Ella se entera de lo que ocurre más allá de las montañas por intermedio de algún vecino, porque con suerte aparece una radio, o alguien se acuerda de su familia en campaña electoral.

El día para ella comienza a las 4 de la mañana. Tiene 3 hijos, que cría al tiempo que se encarga de preparar el fuego, cocinar y trabajar en el campo. Su marido no está porque según nos cuenta trabaja en la construcción, lejos de casa, y aparece de cuando en cuando (a juzgar por el gesto de Basilea, eso no ocurre con mucha frecuencia). Más

Madres voluntarias de Puno: “Nuestra tierra está cansada”

Madres voluntarias de Puno: “Nuestra tierra está cansada”

Desde Puno, Gabriel Díaz, responsable de publicaciones de Global Humanitaria.

En la escuela de Potojani Grande (Puno, Perú) dialogamos con las madres de los niños que acuden a este centro escolar, mientras preparaban la comida que se sirve en uno de los comedores de Global Humanitaria en la zona. Luz Marina, Esperanza, Lucila, Giovanna, Ada y Delia, conocen como pocos la realidad de esta comunidad: ellas son quienes se ocupan de los hijos y de llevar adelante el hogar; siembran y crían animales; recogen leña y cocinan en el fogón que por lo general está en una de las dos habitaciones de adobe y paja (los materiales más utilizados por los campesinos e indígenas de la región), en donde viven familias con hasta cinco hijos. Luego, la jornada continúa. Más

Mes de las mujeres. Doña Leo, líder regional en Cochabamba

Mes de las mujeres. Doña Leo, líder regional en Cochabamba

“No me gusta que las cosas se dejen como están”

Por Iris Alandia, responsable de proyectos de Global Humanitaria en Bolivia

Leonarda Guevara Sandagorda, de 62 años, es una mujer quechua de la comunidad de Pampa Mamata del valle alto de Cochabamba (Bolivia).  Doña Leo, como la llaman, es una mujer respetada por muchos, por su  fuerte temple y  porque no le gusta  que “las cosas se dejen como están”. Tiene 5 hijos, 3 mujeres y 2 varones, a los que les ha impulsado a estudiar, pues no quería que pasaran por su experiencia: “yo he sufrido  por haber sido excluida por no saber  leer y escribir, en  carne propia lo padecí”, nos cuenta. Ahora, después de 30 años de lucha incesante junto a otras mujeres,  continúa al frente de la comunidad como presidenta de la Junta Escolar, y de la organización de mujeres; es además Secretaria de Relaciones de la Central Regional de Tarata.  Doña Leo se ha ganado el respeto y reconocimiento  por su liderazgo a nivel regional. Más

Para la vida, cultivando saberes

Para la vida, cultivando saberes

Por Emma Lazcano, directora de la organización boliviana CENDA*

La chacra, la parcela, es el espacio donde las familias campesinas andinas recrean sus saberes ancestrales y reproducen sus propios modos de vida en torno a la tierra,  las semillas y el agua, transitando por un ciclo agrícola al compás de los ritmos y señales de la naturaleza. A dichas familias, conocer estos ritmos y señales  les resulta ineludible,  para saber en qué momentos y cómo vienen las lluvias, por tanto, cuánto y dónde sembrar. En qué suelo depositar cuál semilla; desde dónde otra variedad. Trazando qué tipos de surcos y en qué direcciones. Más

Inseguridad y seguridad alimentaria en Bolivia

Inseguridad y seguridad alimentaria en Bolivia

Por Iris Alandia, responsable de proyectos Global Humanitaria en Bolivia.

Si bien en Bolivia ha disminuido la pobreza extrema, todavía es uno de los países más pobres de la región, cuyos niveles de ingreso no les permite a sus habitantes cubrir el coste de una canasta familiar media. El consumo de alimentos en Bolivia se concentra en pocos productos, por lo que el 63% de los hogares no cubren los requerimientos calóricos.  El área rural sigue siendo la población más pobre y afectada con altos niveles de malnutrición: el 26.5% de niños menores de 5 años presentan desnutrición crónica. Más