Mujer y desarrollo

Mes de las mujeres. Doña Leo, líder regional en Cochabamba

Mes de las mujeres. Doña Leo, líder regional en Cochabamba

“No me gusta que las cosas se dejen como están”

Por Iris Alandia, responsable de proyectos de Global Humanitaria en Bolivia

Leonarda Guevara Sandagorda, de 62 años, es una mujer quechua de la comunidad de Pampa Mamata del valle alto de Cochabamba (Bolivia).  Doña Leo, como la llaman, es una mujer respetada por muchos, por su  fuerte temple y  porque no le gusta  que “las cosas se dejen como están”. Tiene 5 hijos, 3 mujeres y 2 varones, a los que les ha impulsado a estudiar, pues no quería que pasaran por su experiencia: “yo he sufrido  por haber sido excluida por no saber  leer y escribir, en  carne propia lo padecí”, nos cuenta. Ahora, después de 30 años de lucha incesante junto a otras mujeres,  continúa al frente de la comunidad como presidenta de la Junta Escolar, y de la organización de mujeres; es además Secretaria de Relaciones de la Central Regional de Tarata.  Doña Leo se ha ganado el respeto y reconocimiento  por su liderazgo a nivel regional. Más

Mes de las mujeres: Flor María Barreiro

Mes de las mujeres: Flor María Barreiro

“En Tumaco nos acostamos siendo víctimas y nos levantamos siendo mujeres sobrevivientes”*

Mi nombre es Flor María Barreiro, nací en Tumaco hace 46 años y tengo 3 hijas.
Creo que como a la mayoría de las mujeres de Tumaco, la violencia también ha tocado mi vida, el papá de mis hijas fue asesinado en el 2002, y mi único hijo varón también fue asesinado, él murió hace 5 años. Vivíamos en zona rural, y ya era costumbre que la guerrilla entrara y matara gente a su antojo, y también los narcotraficantes en la ciudad.

Después de eso y temiendo por mí y por mis hijas me fui, tuve que dejar todo, la finca que teníamos que era nuestro sustento, porque vivíamos de lo que cultivábamos. Llegue al casco urbano de Tumaco y como no tenía un empleo empecé a hacer de todo, lavaba ropa, limpiaba, lo que fuera necesario para mantener a mis hijas, después logre poner un negocio de verduras en mi casa y con eso sobreviví por mucho tiempo.

En Tumaco nos acostamos siendo víctimas y nos levantamos siendo sobrevivientes, y digo victimas porque durante el día salimos de nuestra casa y no sabemos si regresamos. Más

Mes de las mujeres: Retrato de Ruth Buendía, indígena Asháninka

Mes de las mujeres: Retrato de Ruth Buendía, indígena Asháninka

Por Antonio Sancho, desde la Selva Central de Perú

Conocí a Ruth Buendía en el año 1998. Unos pocos años atrás, había podido escapar de su comunidad indígena Asháninka, Cutivireni, en el río Ene, totalmente ocupada y esclavizada por el grupo terrorista Sendero Luminoso. Su padre Rigoberto había sido asesinado. Ella huyó. Logró rescatar a sus hermanos y a su madre enferma descendiendo en una precaria balsa de troncos por la noche el río Ene. Un río lleno de rápidos. Lo hizo en total silencio con sólo doce años. Los senderistas ni la vieron ni la escucharon.

La violencia nos ha marcado profundamente. Yo he visto cómo metían a un niño en agua hirviendo hasta que murió. La herida está adentro. Por eso queremos que se sepa lo que hemos pasado”, manifestó Ruth al diario local La República.
Más

“Andar juntos por el bien común”

“Andar juntos por el bien común”

En directo desde Guatemala
Por Gabriel Díaz, responsable de publicaciones de Global Humanitaria

He elegido cerrar este ciclo con la imagen de Edgar, el joven que dibuja para pagarse sus estudios de secundaria. Edgar aparece en la fotografía pintando la pirámide principal de Tikal, ese enorme monumento maya que simboliza la riqueza de esta zona, la gran herencia recibida de esa civilización.

La población del Petén, en su mayoría de origen maya-q´eqchí, menciona una y otra vez el respeto por la tierra que han heredado de sus ancestros. El valor del maíz como símbolo de la vida, que les permite alimentarse e identificarse como hijos de una cultura milenaria. Más

Mujeres afro en el Pacífico colombiano

Mujeres afro en el Pacífico colombiano

Por Luz Mary Rosero*
Desde Tumaco, Colombia

La exclusión de las mujeres negras tiene sus raíces en el proceso esclavista, en la época de la colonia, cuando hombres y mujeres fueron arrancados de África y traídos como esclavos a América Latina. Fueron tratados como animales de comercio, negándoles toda posibilidad de relación con sus pares, de afectividad personal y familiar.

La discriminación racial, de género y clase social, desde la época de la colonia hasta la actualidad, generó una gran exclusión económica, social, política y educativa de las mujeres negras de Colombia. En el contexto actual, existe una dinámica de racismo y discriminación estructural por parte del Estado colombiano en contra de las mujeres negras. Más

Violencia contra las niñas. Bengala, la India

Violencia contra las niñas. Bengala, la India

Por Uttara Ray,  Responsable de proyectos en Bengala Occidental

Con motivo del Día Internacional de la Niña (11 de octubre), Uttara narra el grado de violencia que sufren, ataques desplazados muchas veces por una imagen idealizada del país asiático, donde todo parece ser espiritualidad y respeto mutuo.

“En el estado indio de Bengala la atención y otros servicios para niñas y mujeres víctimas de violencia son escasos y hay muy poco conocimiento de los mismos, especialmente en el caso de los programas de gobierno”, explica. Más

Sin la mujer no hay desarrollo

Serie En Directo desde Guatemala
Por Gabriel Díaz, Responsable de Publicaciones en Global Humanitaria

¿Cómo es posible que hayan pasado más de cinco siglos desde la colonización española y que en países como Guatemala siga hablándose de la misma como si hubiese ocurrido ayer? Durante mi estancia en Guatemala he tenido la posibilidad de conversar con indígenas, mestizos, extranjeros, ciudadanos de a pie y gobernantes, y no parece ser rencor lo que surge al hablar del legado dejado por España, sino la constatación de hechos que son incuestionables. Repasemos algunos ejemplos.

La herencia de los reyes católicos, un machismo tenaz continuado por muchos gobiernos locales, elegidos democráticamente y la violencia impuesta por golpes de Estado y la guerra civil, ha marcado a fuego la vida de las comunidades campesinas e indígenas del Petén, generaciones nietas o bisnietas de los mayas. Así nos lo deja claro Petrona Chub, de 38 años, una de esas mujeres que debió tomar coraje contra todo pronóstico, cuando todo parecía estar dictado de antemano: criar hijos, limpiar, cocinar y callar. Más

Madre, adolescente, rural y sin educación

Madre, adolescente, rural y sin educación

Serie En Directo desde Guatemala
Gabriel Díaz, Responsable de Publicaciones en Global Humanitaria

En las comunidades rurales del Petén pregunté cuántos hijos puede llegar a tener una familia. De 10 a 14 fue la respuesta en muchos casos. Esto tiene que ver con los embarazos prematuros y también es una manifestación de las carencias informativas o formativas que existen. El último informe del PNUD recogido en Prensa Libre, habla de la urgente necesidad de atender el analfabetismo que afecta a millones de jóvenes. El 70% de la población de Guatemala tiene menos de 30 años.

Las mujeres adultas no conocieron la escuela, y es más que probable que no fueran informadas sobre su sexualidad y métodos de prevención en su propia familia. Porque tener hijos es el único destino de la mujer y procrear desde la adolescencia es algo que casi no se ha cuestionado. Ése ha sido el mandato social. Y ojo, además de criarlos deben buscar el agua y la leña para cocinar, cocinar, lavar la ropa en el río más cercano, mantener limpia la casa… Más

En directo desde Guatemala

Gabriel Díaz
Responsable de Publicaciones en Global Humanitaria

El Petén es un departamento situado al norte de Guatemala, con una vegetación espesa, bosques originarios que fueron centro de la civilización maya y que por momentos parece impenetrable. Y algo de eso se produce cuando uno llega a las comunidades del lugar: hay timidez en las miradas de sus habitantes, miradas de extrañeza entre los niños, quizá desconfianza entre los más adultos… En cualquier caso, razones no les falta. Más