Mujer y desarrollo

El Perú casi invisible

El Perú casi invisible

Desde Lima, Gabriel Díaz, responsable de publicaciones de Global Humanitaria.

Perú celebra hoy, 28 de julio, el 192 aniversario de su independencia, y por ello en Lima no queda rincón sin banderas y escarapelas rojas y blancas, los colores de la bandera de la nación andina. “Yo me llamo Perú”, “Viva Perú”, “Estoy orgulloso de ser peruano”, son frases que se leen y escuchan sin cesar en carteles públicos y en la televisión. Entretanto, el centro de la capital era escenario ayer de una masiva protesta contra la corrupción y las promesas incumplidas por el gobierno encabezado por Ollanta Humala. Según parece, la corrupción no está reñida con el amor a la patria y la injusticia social tampoco. Más

Los retos para alcanzar una “paz global positiva”

Los retos para alcanzar una “paz global positiva”

El fundador de Vision of Humanity, una iniciativa del Instituto para la Economía y la Paz, Steve Killelea, afirma que nos encontramos en una época diferente a cualquier otra de la historia humana. Y lo justifica de esta manera: “Los problemas que enfrentamos son de naturaleza global. Ellos son el cambio climático, cada vez menor biodiversidad, uso completo del agua dulce disponible en el planeta y la superpoblación”.

“Sin paz no seremos capaces de alcanzar los niveles de cooperación, inclusión y equidad social que se requiere para comenzar a resolver estos problemas, por no hablar de la autonomía de las instituciones internacionales necesarias para regularlos”, continúa. Killelea asegura que es preciso tomar medidas globales de forma unificada, porque estos retos comunes exigen soluciones globales, cooperación a escala global “sin precedentes”. Más

Machismo en Guatemala: Romper esquemas y valores medievales

Machismo en Guatemala: Romper esquemas y valores medievales

Por Gladys Paz, directora de Global Humanitaria en Guatemala.

Hoy por hoy la mujer guatemalteca continúa sometida al silencio, la sumisión, la inequidad y el patriarcado. En 9 de cada 10 familias se oculta la violencia contra la mujer.

Los patrones culturales favorecen esta dolorosa realidad en una sociedad machista por su doble componente maya e hispánico y cuya primera manifestación cómplice es el silencio. 9 de cada 10 guatemaltecas coinciden en señalar la existencia de la violencia contra la mujer, el 70% admite que la ha sufrido o ha sido testigo de cómo su madre la ha padecido a manos de su pareja. Más

El Informe sobre Desarrollo Humano pide mayor transparencia y participación ciudadana

El Informe sobre Desarrollo Humano pide mayor transparencia y participación ciudadana

El Informe sobre Desarrollo Humano de las Naciones Unidas 2013 destaca el crecimiento económico de los “países del Sur”, gigantes como China y Brasil: “Gran parte de esta expansión es impulsada por nuevas asociaciones de comercio y tecnología en el interior mismo del Sur”, señala su administradora, Helen Clark.

Pero advierte: “el crecimiento económico  por sí solo no se traduce automáticamente en el progreso del desarrollo humano. Políticas a favor de los pobres e inversiones  significativas en las capacidades de las personas (mediante un enfoque en educación, nutrición, salud y habilidades de empleo) pueden expandir el  acceso al trabajo digno y lograr un desarrollo sostenido”. Más

Mes de las mujeres. Candelaria, activista guatemalteca

Mes de las mujeres. Candelaria, activista guatemalteca

EN PRIMERA PERSONA*

“Mi comunidad se ha construido con sentido de solidaridad mutua”

Me llamo Candelaria Antonia Martínez, tengo 40 años, vivo junto con mis 3 hijas y mi pareja. Pertenezco a la Cooperativa Nuevo Horizonte, localizada en el kilómetro 443 de la carretera central de Petén (norte del país) hacia ciudad Guatemala, en el municipio de Santa Ana. Actualmente soy representante de organizaciones de mujeres  ante el Consejo de Desarrollo Departamental de Petén (CODEDE); por otra parte formo parte de la red de mujeres de Petén por medio del grupo de promotoras de educación popular “Dejando Huellas”. Más

Mes de las mujeres. Doña Leo, líder regional en Cochabamba

Mes de las mujeres. Doña Leo, líder regional en Cochabamba

“No me gusta que las cosas se dejen como están”

Por Iris Alandia, responsable de proyectos de Global Humanitaria en Bolivia

Leonarda Guevara Sandagorda, de 62 años, es una mujer quechua de la comunidad de Pampa Mamata del valle alto de Cochabamba (Bolivia).  Doña Leo, como la llaman, es una mujer respetada por muchos, por su  fuerte temple y  porque no le gusta  que “las cosas se dejen como están”. Tiene 5 hijos, 3 mujeres y 2 varones, a los que les ha impulsado a estudiar, pues no quería que pasaran por su experiencia: “yo he sufrido  por haber sido excluida por no saber  leer y escribir, en  carne propia lo padecí”, nos cuenta. Ahora, después de 30 años de lucha incesante junto a otras mujeres,  continúa al frente de la comunidad como presidenta de la Junta Escolar, y de la organización de mujeres; es además Secretaria de Relaciones de la Central Regional de Tarata.  Doña Leo se ha ganado el respeto y reconocimiento  por su liderazgo a nivel regional. Más

Mes de las mujeres: Flor María Barreiro

Mes de las mujeres: Flor María Barreiro

“En Tumaco nos acostamos siendo víctimas y nos levantamos siendo mujeres sobrevivientes”*

Mi nombre es Flor María Barreiro, nací en Tumaco hace 46 años y tengo 3 hijas.
Creo que como a la mayoría de las mujeres de Tumaco, la violencia también ha tocado mi vida, el papá de mis hijas fue asesinado en el 2002, y mi único hijo varón también fue asesinado, él murió hace 5 años. Vivíamos en zona rural, y ya era costumbre que la guerrilla entrara y matara gente a su antojo, y también los narcotraficantes en la ciudad.

Después de eso y temiendo por mí y por mis hijas me fui, tuve que dejar todo, la finca que teníamos que era nuestro sustento, porque vivíamos de lo que cultivábamos. Llegue al casco urbano de Tumaco y como no tenía un empleo empecé a hacer de todo, lavaba ropa, limpiaba, lo que fuera necesario para mantener a mis hijas, después logre poner un negocio de verduras en mi casa y con eso sobreviví por mucho tiempo.

En Tumaco nos acostamos siendo víctimas y nos levantamos siendo sobrevivientes, y digo victimas porque durante el día salimos de nuestra casa y no sabemos si regresamos. Más

Mes de las mujeres: Retrato de Ruth Buendía, indígena Asháninka

Mes de las mujeres: Retrato de Ruth Buendía, indígena Asháninka

Por Antonio Sancho, desde la Selva Central de Perú

Conocí a Ruth Buendía en el año 1998. Unos pocos años atrás, había podido escapar de su comunidad indígena Asháninka, Cutivireni, en el río Ene, totalmente ocupada y esclavizada por el grupo terrorista Sendero Luminoso. Su padre Rigoberto había sido asesinado. Ella huyó. Logró rescatar a sus hermanos y a su madre enferma descendiendo en una precaria balsa de troncos por la noche el río Ene. Un río lleno de rápidos. Lo hizo en total silencio con sólo doce años. Los senderistas ni la vieron ni la escucharon.

La violencia nos ha marcado profundamente. Yo he visto cómo metían a un niño en agua hirviendo hasta que murió. La herida está adentro. Por eso queremos que se sepa lo que hemos pasado”, manifestó Ruth al diario local La República.
Más

“Andar juntos por el bien común”

“Andar juntos por el bien común”

En directo desde Guatemala
Por Gabriel Díaz, responsable de publicaciones de Global Humanitaria

He elegido cerrar este ciclo con la imagen de Edgar, el joven que dibuja para pagarse sus estudios de secundaria. Edgar aparece en la fotografía pintando la pirámide principal de Tikal, ese enorme monumento maya que simboliza la riqueza de esta zona, la gran herencia recibida de esa civilización.

La población del Petén, en su mayoría de origen maya-q´eqchí, menciona una y otra vez el respeto por la tierra que han heredado de sus ancestros. El valor del maíz como símbolo de la vida, que les permite alimentarse e identificarse como hijos de una cultura milenaria. Más

Mujeres afro en el Pacífico colombiano

Mujeres afro en el Pacífico colombiano

Por Luz Mary Rosero*
Desde Tumaco, Colombia

La exclusión de las mujeres negras tiene sus raíces en el proceso esclavista, en la época de la colonia, cuando hombres y mujeres fueron arrancados de África y traídos como esclavos a América Latina. Fueron tratados como animales de comercio, negándoles toda posibilidad de relación con sus pares, de afectividad personal y familiar.

La discriminación racial, de género y clase social, desde la época de la colonia hasta la actualidad, generó una gran exclusión económica, social, política y educativa de las mujeres negras de Colombia. En el contexto actual, existe una dinámica de racismo y discriminación estructural por parte del Estado colombiano en contra de las mujeres negras. Más