Mujer y desarrollo

¿Qué fue de los Objetivos de Desarrollo del Milenio?

¿Qué fue de los Objetivos de Desarrollo del Milenio?

En el 2000, Naciones Unidas estableció los Objetivos del Milenio (ODM), ocho metas con el fin de reducir la pobreza en el año 2015. Llegamos a la fecha límite y es el momento de parar, analizar, hacer balance y reflexionar.

Si bien es cierto que ha habido algunos avances en temas claves, también es cierto que queda mucho, muchísimo por hacer. La ONU, en el Informe 2014 de los Objetivos del Milenio señalaba por ejemplo que el porcentaje de personas con nutrición insuficiente bajó del 24% en el período 1990–1992 al 14% en el correspondiente a 2011-2013. Sin embargo, en la última década los avances se han ralentizado y lograr el objetivo de reducir a la mitad el número de personas que padecen hambre no se conseguirá sin poner en marcha acciones y esfuerzos adicionales inmediatos, especialmente en los países donde se ha avanzado poco. Algo similar ocurre con el resto de objetivos como es el caso de reducir la mortalidad infantil y materna, el acceso al agua potable, la igualdad de género y empoderamiento de la mujer o lograr la enseñanza primaria universal.

Más

Cómo ser una “chica mala” en la India

Cómo ser una “chica mala” en la India

En directo desde Calcuta, Gabriel Díaz.

Un grupo de estudiantes de arte de la ciudad de Bagalore, capital del estado indio de Karnataka, ha conseguido sin proponérselo que una tarea domiciliaria se convirtiera en un boom en las redes sociales del país.

Se trata de un póster donde los estudiantes proponen diferentes actitudes que pueden convertir a una joven en una auténtica “mala chica”. Se trata de una sátira de los carteles que colgaban en las escuelas indias durante los años 80 y 90. Más

Costa de Marfil: unir esfuerzos para avanzar

Costa de Marfil: unir esfuerzos para avanzar

Los marfileños atravesaron dos guerras civiles entre 2002 y 2011, que provocaron la muerte de más de 400.000 personas y el desplazamiento masivo de miles de víctimas. Daniel Kone, coordinador de Sapharm/Global Humanitaria, nos explica cuál es hoy la situación en Daloa, nuestra zona de trabajo en Costa de Marfil. Más

Alarmante número de embarazos en niñas y adolescentes guatemaltecas

Alarmante número de embarazos en niñas y adolescentes guatemaltecas

Por Gladys Paz, directora de Global Humanitaria Guatemala

De enero a julio de 2014,  en Guatemala se registraron 4.294 embarazos en menores de 14 años, una edad en la que cualquier relación sexual es tipificada como violación “aun cuando no medie violencia física o psicológica”[1], según informó el Observatorio Nacional de Salud Reproductiva (OSAR).

En el departamento de Petén, donde trabaja Global Humanitaria, en ese mismo periodo se produjeron 3.660 embarazos en niñas y adolescentes de 10 a 19 años de edad, de las cuales 411 eran niñas de 10 a 14 años.

Los embarazos a temprana edad en el sur de Petén afectan en su mayoría a niñas y adolescentes de familias Maya Q’eqchi y Ladinas que viven en comunidades rurales y urbano marginales en condiciones de pobreza, con bajo nivel educativo, acceso limitado a servicios básicos y  hacinamiento.

Concretamente, en el 89% de estos casos de abuso sexual están implicados familiares; de ese porcentaje, el 30% corresponde a los padres.[2]

Las víctimas viven en el anonimato, tanto por las condiciones marginales antes descritas como por el rechazo y exclusión de la sociedad, lo que se agudiza más en las jóvenes indígenas y rurales, donde las víctimas principales son las niñas, quienes durante siglos han sido consideradas un trofeo de guerra, ya que a menor edad, mayor inocencia.

Las sobrevivientes de este criminal acto no encuentran eco de empatía y solidaridad, es un tema prohibido, no se habla, remueve los mitos y estigmas de carácter moral, religioso y de discriminación hacia la mujer.

Las causas más comunes de las muertes maternas para las niñas de 10 a 14 años son la eclampsia (enfermedad de carácter convulsivo, que provoca pérdida más o menos completa de las facultades sensitivas e intelectuales) y la atonía uterina, debido a la malnutrición de las niñas.

Todo esto evidencia el limitado y generalizado acceso a la educación sexual, especialmente para las niñas del sur de Petén.

En respuesta a esta realidad, Global Humanitaria Guatemala, la Agrupación Juvenil de Mujeres Activas “AMA” y el Fondo Centroamericano de Mujeres, impulsamos el proyecto Actívate Joven Mujer, que tiene como objetivo empoderar a la mujer joven sobre sus derechos sexuales y reproductivos y utilizar el liderazgo feminista como herramienta para la prevención en embarazos a temprana edad.

Este proyecto ha permitido que las problemáticas y demandas de la mujer joven sean visualizadas en las agendas comunitarias y municipales, así como también ha abierto una puerta para que cada vez sean más las jóvenes involucradas en promover los derechos sexuales y reproductivos.

Solamente eliminando las consignas que desvalorizan a la mujer lograremos erradicar las desigualdades ejercidas contra ellas, poniendo freno a los embarazos en niñas y adolescentes en Petén.

Imagen: Jóvenes del Petén participantes del proyecto sobre derechos y deberes ciudadanos, impulsado por Global Humanitaria.


[1] Tras modificación del artículo 173 del Código Penal y el cambio del artículo 174

[2] Secretaria Contra la Violencia, Explotación y Trata de Personas –SVET-

Machismo: Un modelo que nació marchito

Machismo: Un modelo que nació marchito

25 de noviembre – Día Internacional contra la Violencia de Género.

Aún es pronto para saber cuánto tiempo tendrá que pasar para que la sociedad latinoamericana reaccione y dé un giro radical, de raíz, frente al silencio y la indiferencia engendrados por una nefasta educación, la gran aliada de la violencia machista. Tendremos que ser obstinados y persistentes para desarmar el retorcido y hereditario sistema de creencias y valores que nos gobierna.

Desde pequeños, los varones latinoamericanos fuimos educados, dentro y fuera de las aulas, para dar órdenes y no recibirlas (hablo de Latinoamérica porque fue donde nací y crecí hasta los 20 años). Entretanto, las niñas ya tenían diseñado su destino: “hijas de”, “señoras de”, “madres de” y “abuelas de”. Y así es, en mayor o menor medida, en el campo y en la ciudad.

Las niñas son princesitas y los niños soldaditos. Ella rosa y él azul. Si las niñas juegan a la pelota son “machonas” y si los niños juegan a cocinar son maricones. Las adolescentes que pretenden a un chico sin esperar ser pretendidas son “regaladas”. Los adolescentes, sin embargo, un ejemplo: hijos de su padre. Sí, aún hoy, en la era del WhatsApp, que es como decir Qué pasa, suceden cosas de este tipo. Hablemos, pues, de lo que pasa.

Pasa que los hombres legislan, por abrumadora mayoría. Pasa que ellos se “rompen el lomo” trabajando y eso les impide manejarse con diligencia en las tareas domésticas. Son torpes barriendo, pasando el mocho y haciendo las camas. Ellas –como las patatas queman- trabajan fuera de casa y siguen la tradición puertas adentro, porque han nacido con ese don. Eso pasa.

En las reuniones sociales urbanas, ellos hablan de sus cosas: coches, política y fútbol. Ellas de las suyas: rebajas, peluquería y recetas. Los tiempos de las cuentas del rosario de las abuelas han quedado atrás. Ahora, la mujer moderna, trabaja (dentro y fuera de casa) y hace dieta, siempre dieta, montones de dietas. Así lo dictamina la sociedad del espectáculo y la publicidad, el libro sagrado de nuestros días.

Si cambiamos de ámbito, podemos observar cómo en el campo latinoamericano los mandamientos se reproducen, a su manera. Ellos suelen ir a caballo y ellas a pie. Ellos tienen el privilegio de sentarse en las sillas, ellas en el suelo. Frente a la disyuntiva, el niño es quien sigue la enseñanza secundaria y ella quien permanece ayudando en casa. Qué más da, si siempre ha sido así. ¿Verdad?

Al parecer, los españoles conquistadores y los varones indígenas no tuvieron discrepancias en este plano. Así lo cuenta Petrona Chub, descendiente de mayas, desde Guatemala. Petrona no dudó en largarse de la casa cuando primero fue insultada y luego golpeada. Esa mujer, que debió rebuscarse la vida con tres hijos, hoy lidera una pequeña gran revolución en su comunidad. Las autoridades, mayas o cristianas, ni mú.

En este voraz modelo consumista, obsesivo y competitivo, debemos encontrar un momento de sosiego, apelar a esa “rareza” llamada razón y acompañarla de la acción. El poder transformador de la palabra es sorprendente. Seamos conscientes y aprovechemos ese lujo (la palabra) contra la violencia machista.

Ése es el gran paso que nos debemos los seres humanos; pensemos en nuestros gestos y en nuestras formas de actuar antes de enviar el próximo WhatsApp.

—- Texto: Gabriel Díaz Imagen: Juan Díaz – Global Humanitaria

38% de las marfileñas son víctimas de la mutilación genital

38% de las marfileñas son víctimas de la mutilación genital

Un 38% de las mujeres y niñas de Costa de Marfil continúan siendo víctimas de la ablación o mutilación genital pese a que esta práctica fue abolida en el país en 1998, según señala Unicef.

El fondo de la ONU para la infancia añade que los países de África del norte (desde el Atlántico hasta el llamado “cuerno africano”) y de Medio Oriente siguen practicando la ablación, afectando la vida de más de 130 millones de niñas y mujeres. Más

Nancy, la futura primera médica quechua

Nancy, la futura primera médica quechua

“Luego de titularme quisiera especializarme en pediatría. Me gustan los niños y ayudar a las madres a que los cuiden y los tengan sanos“, señaló días atrás Nancy Kasai Janko, quien pronto se convertirá en la primera médica quechua de Bolivia.

Nancy tiene 23 años y está en la recta final de su carrera en la Universidad pública San Francisco Xavier, una de las más antiguas de América Latina. Proviene de una familia pobre, como la mayoría de las familias indígenas de Bolivia. Más

Guatemala: ¿qué ha pasado tras los acuerdos de paz?

Guatemala: ¿qué ha pasado tras los acuerdos de paz?

Por Leticia Jaramillo, responsable de identificación de proyectos de Global Humanitaria

A pocos meses de cumplirse 18 años de la firma del Acuerdo de paz firme y duradera en Guatemala, que dio por finalizado el conflicto armado que durante más de 30 años dejó un saldo de muertos y desaparecidos que supera las 200.000 personas, resulta pertinente hacer un breve análisis desde la mirada de  los logros y retos que han significado para la sociedad guatemalteca su implementación, a propósito de la celebración del Día Mundial de la Paz (21 de septiembre). Más

El riesgo de morir por ser mujer en Bolivia

El riesgo de morir por ser mujer en Bolivia

Por Iris Alandia, responsable de proyectos Global Humanitaria Bolivia

Bolivia es actualmente el país latinoamericano con el nivel más alto de violencia física contra las mujeres y el segundo después de Haití en violencia sexual, según datos del Programa ONU-Mujeres.  Asimismo, el  Centro de Información y Desarrollo de la Mujer (CIDEM),  indicó que en  los primeros 8 meses de este año se registraron 100 asesinatos de mujeres, de los cuales 59 fueron feminicidios (por parte de sus parejas o ex parejas). Más

Alfabetización. El caso de las mujeres en Costa de Marfil

Alfabetización. El caso de las mujeres en Costa de Marfil

Por Cristina Saavedra, responsable de proyectos de Global Humanitaria en Costa de Marfil.

Dice la Convención sobre los Derechos del Niño, aprobada el 20 de noviembre de 1989, que “todo niño tiene derecho a la educación y es obligación del Estado asegurar por lo menos la educación primaria gratuita y obligatoria”. En Costa de Marfil alguien ha olvidado este derecho. El 50% de las niñas y el 38% de los niños no están escolarizados.

Los índices de analfabetismo en la población adulta no llevan mejor camino, especialmente en cuanto a mujeres se refiere: el 61% son analfabetas. ¿Y por qué no se hace cumplir este derecho? En el acceso a la información está la Libertad, y por tanto, cuanto menos sepamos más fácilmente manipulables seremos. Más