Educación

En el Día Universal de la Infancia, un día en la vida de Ronald

En el Día Universal de la Infancia, un día en la vida de Ronald

Por Gabriel Díaz, responsable de publicaciones de Global Humanitaria.

Junto al equipo de Global Humanitaria Perú llegamos a la casa de Ronald en una mañana muy luminosa. Ronald tiene 9 años y vive con su familia en la zona rural de Coata, una localidad del departamento de Puno (Perú). Allí nos esperan sus padres, Jesús y Yolanda, sus dos hermanos, su abuela, una tía y una prima. Es temprano,  y de la cocina, hecha de barro y paja, sale un humo espeso que se ve desde la carretera: es hora de tomar la leche de la mañana.

La familia se pone en marcha mientras atiende a las visitas. Unos sacan leche de la vaca, otros recogen agua del pozo, abren el corral para que el rebaño de ovejas salga a pastar y luego los niños se preparan para ir a la escuela. Aquí, en medio del campo, se desplazan caminando o en bicicleta. No llega la luz eléctrica (por la noche utilizan una linterna) ni hay agua corriente. El centro de salud más cercano está en el centro de Coata, a unos kilómetros de la casa. Más

Logros y desafíos en Potojani Grande, Perú

Logros y desafíos en Potojani Grande, Perú

Desde Perú, Gabriel Díaz, responsable de publicaciones de Global Humanitaria.

Úrsula Alarcón es profesora de 4º grado de primaria y Javier Castro de 6º grado. Ambos trabajan en la escuela de Potojani Grande, en Puno, adonde acuden alrededor de 70 niños de esa localidad peruana. “En realidad los niños que vienen a esta escuela son de diferentes comunidades; muchos provienen de hogares de extrema pobreza”, señala la maestra.

“En muchos casos, los padres no tienen trabajo o si lo tienen es temporal. Las madres se dedican a lavar ropa fuera de casa. Hay una parte de los niños que salen a las 6:30 de la mañana y llegan a la escuela a las 8:30, hacen el recorrido caminando y por eso llegan muy cansados. Algunos pierden el desayuno y como maestra no les puedo exigir que rindan lo esperado”. Más

Conservación de saberes ancestrales en Bolivia

Conservación de saberes ancestrales en Bolivia

Desde Bolivia, Gabriel Díaz, responsable de publicaciones de Global Humanitaria

Los agricultores, como los navegantes, saben observar y descifrar las señales de la naturaleza, porque así manda la tradición y porque no a todas partes llegan los pronósticos meteorológicos convertidos en espacios estrella de la tele.

En un margen de tiempo relativamente corto, hemos pasado del agujero de la capa de ozono y las consecuencias del efecto invernadero hasta instalarnos en el cambio climático, que no parece ser otra cosa que la fatiga de la madre naturaleza ante tanto desmadre humano. Y así lo perciben los campesinos cochabambinos del centro de Bolivia, que en los últimos años padecen las consecuencias de estos cambios. En ese sentido y sin ánimo de enaltecer desmesuradamente ninguna cultura –casi todas tienen sus bienes y sus males- los quechuas y aimaras han mantenido un diálogo con la naturaleza que no deja de sorprendernos a quienes provenimos de la ciudad.

Habituados a vivir de lo que la tierra les ofrece, tanto la siembra como la cosecha se convierten en un rito que implica mucha observación previa, con todos los sentidos. Se ve, se huele, se escucha, se palpa. Así lo vive desde hace décadas don Julio Morales, quien a los 82 años comparte su sabiduría con hijos y vecinos, lo que la tierra, la fauna y el cielo anuncian. Más

Un día en la vida de Basilea

Un día en la vida de Basilea

Desde Perú, Gabriel Díaz, responsable de publicaciones de Global Humanitaria.

Seguramente Basilea, una campesina quechua que vive en una pequeña y aislada comunidad de Puno (sureste del Perú), nunca ha escuchado hablar de las cifras del macro crecimiento económico y el boom de la construcción que se observa en los centros urbanos peruanos. Ella se entera de lo que ocurre más allá de las montañas por intermedio de algún vecino, porque con suerte aparece una radio, o alguien se acuerda de su familia en campaña electoral.

El día para ella comienza a las 4 de la mañana. Tiene 3 hijos, que cría al tiempo que se encarga de preparar el fuego, cocinar y trabajar en el campo. Su marido no está porque según nos cuenta trabaja en la construcción, lejos de casa, y aparece de cuando en cuando (a juzgar por el gesto de Basilea, eso no ocurre con mucha frecuencia). Más

El Perú casi invisible

El Perú casi invisible

Desde Lima, Gabriel Díaz, responsable de publicaciones de Global Humanitaria.

Perú celebra hoy, 28 de julio, el 192 aniversario de su independencia, y por ello en Lima no queda rincón sin banderas y escarapelas rojas y blancas, los colores de la bandera de la nación andina. “Yo me llamo Perú”, “Viva Perú”, “Estoy orgulloso de ser peruano”, son frases que se leen y escuchan sin cesar en carteles públicos y en la televisión. Entretanto, el centro de la capital era escenario ayer de una masiva protesta contra la corrupción y las promesas incumplidas por el gobierno encabezado por Ollanta Humala. Según parece, la corrupción no está reñida con el amor a la patria y la injusticia social tampoco. Más

Madres voluntarias de Puno: “Nuestra tierra está cansada”

Madres voluntarias de Puno: “Nuestra tierra está cansada”

Desde Puno, Gabriel Díaz, responsable de publicaciones de Global Humanitaria.

En la escuela de Potojani Grande (Puno, Perú) dialogamos con las madres de los niños que acuden a este centro escolar, mientras preparaban la comida que se sirve en uno de los comedores de Global Humanitaria en la zona. Luz Marina, Esperanza, Lucila, Giovanna, Ada y Delia, conocen como pocos la realidad de esta comunidad: ellas son quienes se ocupan de los hijos y de llevar adelante el hogar; siembran y crían animales; recogen leña y cocinan en el fogón que por lo general está en una de las dos habitaciones de adobe y paja (los materiales más utilizados por los campesinos e indígenas de la región), en donde viven familias con hasta cinco hijos. Luego, la jornada continúa. Más

Música y crecimiento personal, un vínculo imprescindible

Música y crecimiento personal, un vínculo imprescindible

Por Gabriel Díaz, responsable de publicaciones de Global Humanitaria

Nuestra compañera Uttara Ray explica en el siguiente texto la importancia de la música en la cultura de la India, el lugar que ocupa o debería ocupar en la educación, con el fin de entretener, estimular la imaginación y el desarrollo integral de niños y adolescentes.

“La música es importante y debe aprenderse porque ayuda a fomentar la imaginación, la creatividad y puede ayudar a los estudiantes a explorar realidades, relaciones e ideas que no pueden ser transmitidos con tan sólo palabra. Asimismo, ayudará en los desarrollos emocionales, creativos y expresivos del estudiante”, señala. Sin embargo, su aprendizaje no forma parte de la mayoría de las escuelas públicas del país: “Los niños indios son incentivados por sus mayores a asistir a escuelas privadas de música en la India según su capacidad económica y las potencialidades latentes”, añade. Más

Los retos para alcanzar una “paz global positiva”

Los retos para alcanzar una “paz global positiva”

El fundador de Vision of Humanity, una iniciativa del Instituto para la Economía y la Paz, Steve Killelea, afirma que nos encontramos en una época diferente a cualquier otra de la historia humana. Y lo justifica de esta manera: “Los problemas que enfrentamos son de naturaleza global. Ellos son el cambio climático, cada vez menor biodiversidad, uso completo del agua dulce disponible en el planeta y la superpoblación”.

“Sin paz no seremos capaces de alcanzar los niveles de cooperación, inclusión y equidad social que se requiere para comenzar a resolver estos problemas, por no hablar de la autonomía de las instituciones internacionales necesarias para regularlos”, continúa. Killelea asegura que es preciso tomar medidas globales de forma unificada, porque estos retos comunes exigen soluciones globales, cooperación a escala global “sin precedentes”. Más

Perú crece, pero la injusticia social continúa

Perú crece, pero la injusticia social continúa

Por Antonio Sancho, desde la Selva Central de Perú

“El crecimiento espectacular del Perú no logró reducir uno de los grandes problemas estructurales de la nación: las brechas de inequidad”

Una década prodigiosa  de crecimiento macroeconómico acelerado en el Perú ha sido posible gracias a una triple combinación: políticas económicas amigables con la inversión exterior, vertiginosa demanda asiática de metales y materias primas y  estabilidad política e institucional. Indudablemente todo ello ha provocado transformaciones e impactos de fácil medición: son cada vez más peruanos los que reciben algo (o mucho) más que la remuneración mínima vital, los indicadores de salud han mejorado reduciendo la desnutrición crónica hasta un 15,2 % e incluso el pozo negro de país, la educación pública, empieza desde el 2012 a dar síntomas de una leve mejoría.

Esto no sólo es medible en Lima sino también en las históricamente  relegadas provincias del interior. Por ejemplo en Satipo, una pequeña ciudad de la selva central la desnutrición descendió hasta el 14.6% y la asistencia…pero STOP, todo este optimismo estadístico frena en seco a sólo 40 km. A esa distancia  de Satipo está Potsoteni, una comunidad del pueblo indígena asháninka del río Ene. Lugares como éste enturbian y malogran las eufóricas cifras macroeconómicas. Con un 77.7% de desnutrición crónica y  con sólo un 9% de niños que culminan  su educación básica regular, pareciera que hablamos de otro país. Más

Machismo en Guatemala: Romper esquemas y valores medievales

Machismo en Guatemala: Romper esquemas y valores medievales

Por Gladys Paz, directora de Global Humanitaria en Guatemala.

Hoy por hoy la mujer guatemalteca continúa sometida al silencio, la sumisión, la inequidad y el patriarcado. En 9 de cada 10 familias se oculta la violencia contra la mujer.

Los patrones culturales favorecen esta dolorosa realidad en una sociedad machista por su doble componente maya e hispánico y cuya primera manifestación cómplice es el silencio. 9 de cada 10 guatemaltecas coinciden en señalar la existencia de la violencia contra la mujer, el 70% admite que la ha sufrido o ha sido testigo de cómo su madre la ha padecido a manos de su pareja. Más