Derechos Humanos

Costa de Marfil: unir esfuerzos para avanzar

Costa de Marfil: unir esfuerzos para avanzar

Los marfileños atravesaron dos guerras civiles entre 2002 y 2011, que provocaron la muerte de más de 400.000 personas y el desplazamiento masivo de miles de víctimas. Daniel Kone, coordinador de Sapharm/Global Humanitaria, nos explica cuál es hoy la situación en Daloa, nuestra zona de trabajo en Costa de Marfil. Más

1,65 millones de niños, niñas y adolescentes trabajan en Perú

1,65 millones de niños, niñas y adolescentes trabajan en Perú

Un total de 1,65 millones de niños, niñas y adolescentes trabajan en Perú, lo que representa un 23,4% de la población infantil de ese país.  Más de la mitad de los niños trabajadores se concentra en zonas rurales y un 33,9% de los que trabajan entre 14 y 17 años lo hace en trabajos peligrosos. En las ciudades, los menores trabajan en negocios familiares, lavando coches o lustrando zapatos.

“Es importante anotar que la problemática del trabajo infantil en nuestro país se sitúa en un contexto marcado por el crecimiento económico”, reconoce el documento que ha presentado el Ministerio de Trabajo de Perú  con el fin de adoptar nuevas estrategias contra el trabajo infantil. Señala, además, otro déficit: el empleo informal afecta a más del 50,0% de la población (adulta) ocupada. Más

¿Cuál es el estado de las democracias en América Latina?

¿Cuál es el estado de las democracias en América Latina?

América Latina ha atravesado un periodo de democratización en las últimas décadas, aunque en varios países de la región este sistema es frágil. Un estudio presentado por la cadena inglesa BBC asegura que los niveles de participación política son generalmente bajos y la cultura democrática es débil.

En cuanto a los países donde trabaja Global Humanitaria, encontramos a Colombia y Perú dentro de la categoría de “democracias imperfectas”, las cuales tienen elecciones libres y justas, libertades civiles básicas respetadas, “pero presentan debilidades en otros aspectos como gobernabilidad, bajos niveles de participación y una cultura política poco desarrollada”.

Para llevar a cabo el informe, realizado por The Economist Intelligence Unit, se tuvieron en cuenta aspectos como el acceso y concurrencia a las elecciones, proceso electoral y pluralismo, libertades civiles, funcionalidad del gobierno, participación política y cultura política.

En países como Bolivia, Guatemala o Nicaragua, existen “democracias híbridas”, con “irregularidades sustanciales en las elecciones que usualmente las alejan de ser libres o justas, el gobierno presiona a los partidos de oposición”.

El profesor e investigador experto en Democracia y Derechos Humanos en América Latina, Francisco Panizza, discrepa con aspectos de este informe. En el caso de Bolivia, por ejemplo, afirma: “en muchos sentidos el gobierno de Evo Morales profundizó la democracia al integrar y dar participación a amplios sectores excluidos de la sociedad, como los indígenas”.

Costa Rica y Uruguay aparecen como los países con “democracias plenas” y Haití y Cuba en el extremo opuesto. De acuerdo con el informe, la región debe hacer frente al crimen descontrolado y la corrupción.

Por su lado, Panizza indica: “Los problemas más graves para la democracia en la región siguen teniendo que ver con las debilidades institucionales de los Estados, los continuos niveles de desigualdad socioeconómica y los bajos niveles de educación”.

Imagen: The Economist Intelligence Unit

 

Degradación ambiental y pobreza en Perú

Degradación ambiental y pobreza en Perú

“Aparte de sus obvios efectos sobre el medioambiente y la calidad de vida en general, la degradación ambiental también tiene un impacto regresivo sobre la distribución del ingreso y la riqueza, es decir, afecta más a los pobres que a los ricos”. Así lo indica un informe presentado en Perú sobre los efectos de la industria minera, un sector que representa el 55% de las exportaciones del país sudamericano. Más

Alarmante número de embarazos en niñas y adolescentes guatemaltecas

Alarmante número de embarazos en niñas y adolescentes guatemaltecas

Por Gladys Paz, directora de Global Humanitaria Guatemala

De enero a julio de 2014,  en Guatemala se registraron 4.294 embarazos en menores de 14 años, una edad en la que cualquier relación sexual es tipificada como violación “aun cuando no medie violencia física o psicológica”[1], según informó el Observatorio Nacional de Salud Reproductiva (OSAR).

En el departamento de Petén, donde trabaja Global Humanitaria, en ese mismo periodo se produjeron 3.660 embarazos en niñas y adolescentes de 10 a 19 años de edad, de las cuales 411 eran niñas de 10 a 14 años.

Los embarazos a temprana edad en el sur de Petén afectan en su mayoría a niñas y adolescentes de familias Maya Q’eqchi y Ladinas que viven en comunidades rurales y urbano marginales en condiciones de pobreza, con bajo nivel educativo, acceso limitado a servicios básicos y  hacinamiento.

Concretamente, en el 89% de estos casos de abuso sexual están implicados familiares; de ese porcentaje, el 30% corresponde a los padres.[2]

Las víctimas viven en el anonimato, tanto por las condiciones marginales antes descritas como por el rechazo y exclusión de la sociedad, lo que se agudiza más en las jóvenes indígenas y rurales, donde las víctimas principales son las niñas, quienes durante siglos han sido consideradas un trofeo de guerra, ya que a menor edad, mayor inocencia.

Las sobrevivientes de este criminal acto no encuentran eco de empatía y solidaridad, es un tema prohibido, no se habla, remueve los mitos y estigmas de carácter moral, religioso y de discriminación hacia la mujer.

Las causas más comunes de las muertes maternas para las niñas de 10 a 14 años son la eclampsia (enfermedad de carácter convulsivo, que provoca pérdida más o menos completa de las facultades sensitivas e intelectuales) y la atonía uterina, debido a la malnutrición de las niñas.

Todo esto evidencia el limitado y generalizado acceso a la educación sexual, especialmente para las niñas del sur de Petén.

En respuesta a esta realidad, Global Humanitaria Guatemala, la Agrupación Juvenil de Mujeres Activas “AMA” y el Fondo Centroamericano de Mujeres, impulsamos el proyecto Actívate Joven Mujer, que tiene como objetivo empoderar a la mujer joven sobre sus derechos sexuales y reproductivos y utilizar el liderazgo feminista como herramienta para la prevención en embarazos a temprana edad.

Este proyecto ha permitido que las problemáticas y demandas de la mujer joven sean visualizadas en las agendas comunitarias y municipales, así como también ha abierto una puerta para que cada vez sean más las jóvenes involucradas en promover los derechos sexuales y reproductivos.

Solamente eliminando las consignas que desvalorizan a la mujer lograremos erradicar las desigualdades ejercidas contra ellas, poniendo freno a los embarazos en niñas y adolescentes en Petén.

Imagen: Jóvenes del Petén participantes del proyecto sobre derechos y deberes ciudadanos, impulsado por Global Humanitaria.


[1] Tras modificación del artículo 173 del Código Penal y el cambio del artículo 174

[2] Secretaria Contra la Violencia, Explotación y Trata de Personas –SVET-

Justicia climática y propiedad comunitaria

Justicia climática y propiedad comunitaria

A propósito del cambio climático y de la cumbre que sobre este tema se realizó en Perú días atrás, el profesor peruano, Antonio Peña, reflexiona sobre la necesidad de una justicia climática y el consumo responsable para frenar el calentamiento global.

El autor del Manual de Justicia Climática se pregunta por qué determinados pueblos como los que habitan la región andina o amazónica deben asumir los efectos del cambio climático causado por los países industrializados como Estados Unidos o la China. Más

Defensores de los Derechos Humanos bajo amenaza

Defensores de los Derechos Humanos bajo amenaza

10 de diciembre, Día Mundial de los Derechos Humanos

En países que atraviesan una guerra o un conflicto interno, como es el caso de Colombia, los defensores de los Derechos Humanos han estado en la mira de los grupos armados o bandas criminales e incluso de las propias autoridades.

Por ejemplo, en septiembre de este año la Alcandía de Bogotá, capital colombiana, reveló que alrededor de 182 víctimas del conflicto y defensores de Derechos Humanos fueron amenazados de muerte en tan solo 3 días. Las amenazas de muerte fueron hechas por el grupo paramilitar de ultraderecha Águilas Negras. Más

Cambio climático y desnutrición infantil

Cambio climático y desnutrición infantil

Durante estos días, Perú es sede de La Conferencia de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (Cmnucc), una cita anual en la que 194 países discuten el rumbo de la agenda climática mundial. Repasemos brevemente algunos análisis críticos de la situación.

Para Julio Postigo, investigador asociado del Centro Peruano de Estudios Sociales, cambio climático y globalización se cruzan, y eso lo podemos notar en la pérdida de capacidad institucional sobre todo en las pequeñas localidades. La economía neoliberal ha provocado la desaparición de servicios que el Estado proveía. Más

Machismo: Un modelo que nació marchito

Machismo: Un modelo que nació marchito

25 de noviembre – Día Internacional contra la Violencia de Género.

Aún es pronto para saber cuánto tiempo tendrá que pasar para que la sociedad latinoamericana reaccione y dé un giro radical, de raíz, frente al silencio y la indiferencia engendrados por una nefasta educación, la gran aliada de la violencia machista. Tendremos que ser obstinados y persistentes para desarmar el retorcido y hereditario sistema de creencias y valores que nos gobierna.

Desde pequeños, los varones latinoamericanos fuimos educados, dentro y fuera de las aulas, para dar órdenes y no recibirlas (hablo de Latinoamérica porque fue donde nací y crecí hasta los 20 años). Entretanto, las niñas ya tenían diseñado su destino: “hijas de”, “señoras de”, “madres de” y “abuelas de”. Y así es, en mayor o menor medida, en el campo y en la ciudad.

Las niñas son princesitas y los niños soldaditos. Ella rosa y él azul. Si las niñas juegan a la pelota son “machonas” y si los niños juegan a cocinar son maricones. Las adolescentes que pretenden a un chico sin esperar ser pretendidas son “regaladas”. Los adolescentes, sin embargo, un ejemplo: hijos de su padre. Sí, aún hoy, en la era del WhatsApp, que es como decir Qué pasa, suceden cosas de este tipo. Hablemos, pues, de lo que pasa.

Pasa que los hombres legislan, por abrumadora mayoría. Pasa que ellos se “rompen el lomo” trabajando y eso les impide manejarse con diligencia en las tareas domésticas. Son torpes barriendo, pasando el mocho y haciendo las camas. Ellas –como las patatas queman- trabajan fuera de casa y siguen la tradición puertas adentro, porque han nacido con ese don. Eso pasa.

En las reuniones sociales urbanas, ellos hablan de sus cosas: coches, política y fútbol. Ellas de las suyas: rebajas, peluquería y recetas. Los tiempos de las cuentas del rosario de las abuelas han quedado atrás. Ahora, la mujer moderna, trabaja (dentro y fuera de casa) y hace dieta, siempre dieta, montones de dietas. Así lo dictamina la sociedad del espectáculo y la publicidad, el libro sagrado de nuestros días.

Si cambiamos de ámbito, podemos observar cómo en el campo latinoamericano los mandamientos se reproducen, a su manera. Ellos suelen ir a caballo y ellas a pie. Ellos tienen el privilegio de sentarse en las sillas, ellas en el suelo. Frente a la disyuntiva, el niño es quien sigue la enseñanza secundaria y ella quien permanece ayudando en casa. Qué más da, si siempre ha sido así. ¿Verdad?

Al parecer, los españoles conquistadores y los varones indígenas no tuvieron discrepancias en este plano. Así lo cuenta Petrona Chub, descendiente de mayas, desde Guatemala. Petrona no dudó en largarse de la casa cuando primero fue insultada y luego golpeada. Esa mujer, que debió rebuscarse la vida con tres hijos, hoy lidera una pequeña gran revolución en su comunidad. Las autoridades, mayas o cristianas, ni mú.

En este voraz modelo consumista, obsesivo y competitivo, debemos encontrar un momento de sosiego, apelar a esa “rareza” llamada razón y acompañarla de la acción. El poder transformador de la palabra es sorprendente. Seamos conscientes y aprovechemos ese lujo (la palabra) contra la violencia machista.

Ése es el gran paso que nos debemos los seres humanos; pensemos en nuestros gestos y en nuestras formas de actuar antes de enviar el próximo WhatsApp.

—- Texto: Gabriel Díaz Imagen: Juan Díaz – Global Humanitaria

Enfermedades tropicales desatendidas por intereses económicos

Enfermedades tropicales desatendidas por intereses económicos

Alrededor de 1.000 millones de personas que viven en las zonas más pobres o empobrecidas del mundo padecen las llamadas “enfermedades tropicales desatendidas”. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, estas enfermedades infecciosas proliferan especialmente en el ambiente caluroso y húmedo de los climas tropicales, son transmitidas por insectos como mosquitos, moscas o la vinchuca, propagadas por el agua estancada y suelos contaminados. Más