Perú

Las ciudades de Camboya, India y Perú entre las peores para ser niño

Las ciudades de Camboya, India y Perú entre las peores para ser niño

La perspectiva de encontrar un  trabajo o de tener acceso a servicios básicos (de salud, agua potable…etc) ha generado una progresiva concentración de población en  las ciudades.  Pero la incapacidad de muchas de ellas de absorber el crecimiento vertiginoso de su número de habitantes ha hecho que muchas familias acaben viviendo condiciones extremadamente precarias, afectando a las posibilidades de supervivencia de sus hijos.

Así sucede en  las ciudades de Bangladesh, Camboya, Gana, India, Kenia, Madagascar, Nigeria, Perú, Ruanda, Vietnam y Zimbawe, las peores para vivir si eres niño. En estos países, las probabilidades de que un niño pobre de una zona urbana muera son entre 3 y 5 veces mayor que la de un niño rico, según un reciente informe de Save the Children.

Más

1,65 millones de niños, niñas y adolescentes trabajan en Perú

1,65 millones de niños, niñas y adolescentes trabajan en Perú

Un total de 1,65 millones de niños, niñas y adolescentes trabajan en Perú, lo que representa un 23,4% de la población infantil de ese país.  Más de la mitad de los niños trabajadores se concentra en zonas rurales y un 33,9% de los que trabajan entre 14 y 17 años lo hace en trabajos peligrosos. En las ciudades, los menores trabajan en negocios familiares, lavando coches o lustrando zapatos.

“Es importante anotar que la problemática del trabajo infantil en nuestro país se sitúa en un contexto marcado por el crecimiento económico”, reconoce el documento que ha presentado el Ministerio de Trabajo de Perú  con el fin de adoptar nuevas estrategias contra el trabajo infantil. Señala, además, otro déficit: el empleo informal afecta a más del 50,0% de la población (adulta) ocupada. Más

¿Cuál es el estado de las democracias en América Latina?

¿Cuál es el estado de las democracias en América Latina?

América Latina ha atravesado un periodo de democratización en las últimas décadas, aunque en varios países de la región este sistema es frágil. Un estudio presentado por la cadena inglesa BBC asegura que los niveles de participación política son generalmente bajos y la cultura democrática es débil.

En cuanto a los países donde trabaja Global Humanitaria, encontramos a Colombia y Perú dentro de la categoría de “democracias imperfectas”, las cuales tienen elecciones libres y justas, libertades civiles básicas respetadas, “pero presentan debilidades en otros aspectos como gobernabilidad, bajos niveles de participación y una cultura política poco desarrollada”.

Para llevar a cabo el informe, realizado por The Economist Intelligence Unit, se tuvieron en cuenta aspectos como el acceso y concurrencia a las elecciones, proceso electoral y pluralismo, libertades civiles, funcionalidad del gobierno, participación política y cultura política.

En países como Bolivia, Guatemala o Nicaragua, existen “democracias híbridas”, con “irregularidades sustanciales en las elecciones que usualmente las alejan de ser libres o justas, el gobierno presiona a los partidos de oposición”.

El profesor e investigador experto en Democracia y Derechos Humanos en América Latina, Francisco Panizza, discrepa con aspectos de este informe. En el caso de Bolivia, por ejemplo, afirma: “en muchos sentidos el gobierno de Evo Morales profundizó la democracia al integrar y dar participación a amplios sectores excluidos de la sociedad, como los indígenas”.

Costa Rica y Uruguay aparecen como los países con “democracias plenas” y Haití y Cuba en el extremo opuesto. De acuerdo con el informe, la región debe hacer frente al crimen descontrolado y la corrupción.

Por su lado, Panizza indica: “Los problemas más graves para la democracia en la región siguen teniendo que ver con las debilidades institucionales de los Estados, los continuos niveles de desigualdad socioeconómica y los bajos niveles de educación”.

Imagen: The Economist Intelligence Unit

 

Degradación ambiental y pobreza en Perú

Degradación ambiental y pobreza en Perú

“Aparte de sus obvios efectos sobre el medioambiente y la calidad de vida en general, la degradación ambiental también tiene un impacto regresivo sobre la distribución del ingreso y la riqueza, es decir, afecta más a los pobres que a los ricos”. Así lo indica un informe presentado en Perú sobre los efectos de la industria minera, un sector que representa el 55% de las exportaciones del país sudamericano. Más

Terremoto en Perú deja cientos de heridos y provoca daños materiales

Terremoto en Perú deja cientos de heridos y provoca daños materiales

Con información de Pilar Castillo, desde Global Humanitaria Perú.

El pasado domingo 24, un movimiento telúrico de 6,6 grados en la escala de Richter se registró  en la región Ayacucho, sur de Perú. El terremoto afectó a más de 800 personas y provocó diversos daños materiales en viviendas, instituciones educativas y centros de salud, sobre todo.

La  zona de cooperación de Global Humanitaria en Perú no ha sido afectada, el movimiento sísmico llegó  sólo a un nivel muy leve o nulo en las comunidades donde trabajamos.

El Perú se encuentra en el recorrido del denominado Cinturón o Anillo de Fuego del Pacífico. Éste se extiende por 40.000 km y tiene la forma de una herradura, se caracteriza por concentrar algunos de los sectores de movimiento y colisión de placas de la corteza terrestre más importantes del mundo, lo que ocasiona una intensa actividad sísmica y volcánica en las zonas que abarca.

Los terremotos más fuertes en el Perú en los últimos 40 años ocurrieron: el 31 de mayo de 1970, fue de 7,8 grados y 45 segundos de duración. Provocó un aluvión que sepultó la ciudad de Yungay; cerca de 67.000 personas murieron.

En 1974, un terremoto de 6,6 grados dejó 78 muertos y 2. 414 heridos en la ciudad de Lima. El 15 de agosto de 2007, un sismo de 7,9 grados remeció el departamento de Ica, dejando 510 muertos, 1500 heridos y 17.000 viviendas destruidas.

Este último evidenció la magnitud de la injusticia social que hay detrás de ciertos desastres naturales, con miles de familias pobres afectadas porque establecieron sus viviendas en zonas que son inhabitables.

“Por muy ‘natural’ que parezca, ninguna catástrofe es natural. Un seísmo de intensidad idéntica causa más víctimas en un país empobrecido que en otro rico e industrializado. Ejemplo: el terremoto de Haití, de magnitud 7,0 en la escala de Richter, ha ocasionado más de cien mil muertos, mientras que el de Honshu (Japón), de idéntica fuerza (7,1), acaecido hace seis meses, apenas provocó un muerto y un herido”, escribió el periodista Ignacio Ramonet en Le Monde tras el terremoto de Haití en 2010.

Imagen: un hombre frente a su casa en un distrito afectado por el terremoto ocurrido en Ayacucho, el domingo pasado.

 

Violencia machista y resistencias al cambio

Violencia machista y resistencias al cambio

Por Gabriel Díaz, responsable de publicaciones de Global Humanitaria.

“La pobreza tiene nombre de mujer. Las mujeres (del campo) que son agredidas viajan hasta la comisaría más cercana, horas, gastan el poco dinero que tienen, caminan y cuando llegan, muchos funcionarios les dicen que vayan más tarde. La mujer que vive en el campo no tiene otro remedio que volver a la casa y seguir con la misma situación, compartiendo el mismo techo con su agresor”.

Así lo ha comprobado Belia Quiñones, quien lleva 20 años trabajando como abogada, defendiendo los derechos de las mujeres del campo, las más vulnerables de Perú. Buena parte de ese tiempo lo ha dedicado a luchar contra la violencia doméstica, a cambiar esquemas machistas y a fortalecer la ley. “Pero las resistencias son grandes”, indica la abogada. “Tenemos que sensibilizar a la población a todos los operadores que intervienen cuando se da un caso de violencia contra una mujer. Medicina legal, jueces, fiscales y funcionarios policiales están rotando permanentemente de un puesto a otro”. Más

En el Día Universal de la Infancia, un día en la vida de Ronald

En el Día Universal de la Infancia, un día en la vida de Ronald

Por Gabriel Díaz, responsable de publicaciones de Global Humanitaria.

Junto al equipo de Global Humanitaria Perú llegamos a la casa de Ronald en una mañana muy luminosa. Ronald tiene 9 años y vive con su familia en la zona rural de Coata, una localidad del departamento de Puno (Perú). Allí nos esperan sus padres, Jesús y Yolanda, sus dos hermanos, su abuela, una tía y una prima. Es temprano,  y de la cocina, hecha de barro y paja, sale un humo espeso que se ve desde la carretera: es hora de tomar la leche de la mañana.

La familia se pone en marcha mientras atiende a las visitas. Unos sacan leche de la vaca, otros recogen agua del pozo, abren el corral para que el rebaño de ovejas salga a pastar y luego los niños se preparan para ir a la escuela. Aquí, en medio del campo, se desplazan caminando o en bicicleta. No llega la luz eléctrica (por la noche utilizan una linterna) ni hay agua corriente. El centro de salud más cercano está en el centro de Coata, a unos kilómetros de la casa. Más

El lavado de manos, un hábito sencillo y de gran valor preventivo

El lavado de manos, un hábito sencillo y de gran valor preventivo

Desde Puno, Gabriel Díaz, responsable de publicaciones de Global Humanitaria.

La altura y las bajas temperaturas; la falta de saneamiento básico y de agua potable, son las principales causas de las enfermedades que afectan a los habitantes de Coata, distrito situado a unos 3.800 metros sobre el nivel del mar, en Puno, Perú.

Stalin Gutiérrez, médico encargado del centro de salud del lugar, atiende a diario a personas de todas las edades que se acercan con infecciones intestinales, respiratorias o dérmicas, generadas estas últimas por los fuertes rayos del sol.

De acuerdo con Gutiérrez, el frío provocado por temperaturas que llegan a los 10 o más grados bajo cero es un factor determinante en la salud de la población. Las familias viven además en medio del campo sin saneamiento, nos comenta, y la falta de higiene trae consigo la diarrea o parásitos intestinales. Es común también encontrarse con un tipo de parásito que vive debajo de la piel y que causa un gran malestar y picor. Más

Año Internacional de la Quinua, madre de todas las semillas

Año Internacional de la Quinua, madre de todas las semillas

Por Carol Reynoso, coordinadora de Global Humanitaria en Puno (Perú).

La quinua es un grano andino que se cultiva desde hace más de 5.000 años por los pobladores de culturas prehispánicas presentes en la Cuenca del Lago Titicaca; Tiahuanacos, Lupacas e Incas domesticaron y mejoraron el cultivo de este grano, teniendo una distribución territorial bastante extensa desde Perú, Bolivia, Colombia, Argentina, Chile e incluso México.

Los antiguos experimentaron una tecnología que ha permitido la adaptación de este grano a través de un conocimiento ancestral que ha sido trasmitido de generación en generación, logrando un manejo agroecológico resistente a las duras inclemencias climatológicas presentes en la zona altoandina; conocimientos que hoy son reconocidos como parte de la ciencia andina.

Los aymaras conocen el grano de quinua como jiwra; la tradición cuenta que en épocas antiguas la cuenca del Titicaca fue azotada por sequías, siendo la jiwra una de las semillas que mitigó las temporadas de hambruna. Los Incas la llamaron chisiya mana, que en idioma quechua significa “Madre de todas las semillas”. Más

Logros y desafíos en Potojani Grande, Perú

Logros y desafíos en Potojani Grande, Perú

Desde Perú, Gabriel Díaz, responsable de publicaciones de Global Humanitaria.

Úrsula Alarcón es profesora de 4º grado de primaria y Javier Castro de 6º grado. Ambos trabajan en la escuela de Potojani Grande, en Puno, adonde acuden alrededor de 70 niños de esa localidad peruana. “En realidad los niños que vienen a esta escuela son de diferentes comunidades; muchos provienen de hogares de extrema pobreza”, señala la maestra.

“En muchos casos, los padres no tienen trabajo o si lo tienen es temporal. Las madres se dedican a lavar ropa fuera de casa. Hay una parte de los niños que salen a las 6:30 de la mañana y llegan a la escuela a las 8:30, hacen el recorrido caminando y por eso llegan muy cansados. Algunos pierden el desayuno y como maestra no les puedo exigir que rindan lo esperado”. Más