Desde el terreno

Mes de las mujeres. Doña Leo, líder regional en Cochabamba

Mes de las mujeres. Doña Leo, líder regional en Cochabamba

“No me gusta que las cosas se dejen como están”

Por Iris Alandia, responsable de proyectos de Global Humanitaria en Bolivia

Leonarda Guevara Sandagorda, de 62 años, es una mujer quechua de la comunidad de Pampa Mamata del valle alto de Cochabamba (Bolivia).  Doña Leo, como la llaman, es una mujer respetada por muchos, por su  fuerte temple y  porque no le gusta  que “las cosas se dejen como están”. Tiene 5 hijos, 3 mujeres y 2 varones, a los que les ha impulsado a estudiar, pues no quería que pasaran por su experiencia: “yo he sufrido  por haber sido excluida por no saber  leer y escribir, en  carne propia lo padecí”, nos cuenta. Ahora, después de 30 años de lucha incesante junto a otras mujeres,  continúa al frente de la comunidad como presidenta de la Junta Escolar, y de la organización de mujeres; es además Secretaria de Relaciones de la Central Regional de Tarata.  Doña Leo se ha ganado el respeto y reconocimiento  por su liderazgo a nivel regional. Más

Mes de las mujeres: Flor María Barreiro

Mes de las mujeres: Flor María Barreiro

“En Tumaco nos acostamos siendo víctimas y nos levantamos siendo mujeres sobrevivientes”*

Mi nombre es Flor María Barreiro, nací en Tumaco hace 46 años y tengo 3 hijas.
Creo que como a la mayoría de las mujeres de Tumaco, la violencia también ha tocado mi vida, el papá de mis hijas fue asesinado en el 2002, y mi único hijo varón también fue asesinado, él murió hace 5 años. Vivíamos en zona rural, y ya era costumbre que la guerrilla entrara y matara gente a su antojo, y también los narcotraficantes en la ciudad.

Después de eso y temiendo por mí y por mis hijas me fui, tuve que dejar todo, la finca que teníamos que era nuestro sustento, porque vivíamos de lo que cultivábamos. Llegue al casco urbano de Tumaco y como no tenía un empleo empecé a hacer de todo, lavaba ropa, limpiaba, lo que fuera necesario para mantener a mis hijas, después logre poner un negocio de verduras en mi casa y con eso sobreviví por mucho tiempo.

En Tumaco nos acostamos siendo víctimas y nos levantamos siendo sobrevivientes, y digo victimas porque durante el día salimos de nuestra casa y no sabemos si regresamos. Más

Mes de las mujeres: Retrato de Ruth Buendía, indígena Asháninka

Mes de las mujeres: Retrato de Ruth Buendía, indígena Asháninka

Por Antonio Sancho, desde la Selva Central de Perú

Conocí a Ruth Buendía en el año 1998. Unos pocos años atrás, había podido escapar de su comunidad indígena Asháninka, Cutivireni, en el río Ene, totalmente ocupada y esclavizada por el grupo terrorista Sendero Luminoso. Su padre Rigoberto había sido asesinado. Ella huyó. Logró rescatar a sus hermanos y a su madre enferma descendiendo en una precaria balsa de troncos por la noche el río Ene. Un río lleno de rápidos. Lo hizo en total silencio con sólo doce años. Los senderistas ni la vieron ni la escucharon.

La violencia nos ha marcado profundamente. Yo he visto cómo metían a un niño en agua hirviendo hasta que murió. La herida está adentro. Por eso queremos que se sepa lo que hemos pasado”, manifestó Ruth al diario local La República.
Más

Abusos y crímenes contra las mujeres indias

Abusos y crímenes contra las mujeres indias

Por Uttara Ray, responsable de proyectos de Global Humanitaria en Bengala Occidental

Miles de personas, rompiendo con las barreras sociales y económicas, caminaron en silencio en Calcuta para protestar contra la brutal violación en grupo y asesinato de la estudiante Jyoti SinghPandey, quien tenía 23 años y vivía en Delhi. El hecho ocurrió el pasado mes de diciembre.

Los manifestantes se abrieron paso desde el centro cultural Rabindra Sadan hasta el Planetario Birla, donde se encendieron velas como parte de la protesta. La muerte de esta joven ha galvanizado a los indios para exigir una mayor protección a las mujeres frente a los abusos y la violencia sexual con manifestaciones masivas, vigilias con velas y protestas callejeras con pancartas, consignas y bloqueos de carreteras. Muchas mujeres salieron a la calle para protestar, y el grueso de los manifestantes lo integraron adolescentes y jóvenes de entre 20 y 30 años. Todos respetaron el código de no violencia que estableció la policía de Calcuta. Más

Migraciones en Latinoamérica: el largo viaje a la supervivencia

Migraciones en Latinoamérica: el largo viaje a la supervivencia

Desde Colombia, Leticia Jaramillo, responsable de identificación de proyectos de Global Humanitaria. 

Recorrer las comunidades latinoamericanas donde Global Humanitaria trabaja desde hace más de diez años, permite conocer realidades, historias de vida que a la distancia pueden pasar desapercibidas, pero que marcan el presente y futuro de sus habitantes, como es el caso de las migraciones.

Global Humanitaria en Guatemala, Nicaragua, Bolivia, Perú y Colombia, trabaja con comunidades de zonas rurales, donde las oportunidades laborales son escasas y los salarios precarios. La población en edad de trabajar al ver que no cuenta con opciones de generación de ingresos para satisfacer las necesidades de sus numerosas familias (5 a 7 miembros), debe pensar en emigrar, bien sea a los países vecinos, como es el caso de Guatemala a Belice; de Nicaragua a Costa Rica; de Perú a Chile, y desde Bolivia a Argentina o Brasil. Más

Amazonía peruana; educación y diversidad

Amazonía peruana; educación y diversidad

Por Antonio Sancho, desde la Selva Central de Perú

Global Humanitaria y la Asociación Regional de Pueblos Indígenas han desarrollado un proceso educativo sostenido que permite hacer visible el derecho de todos los niños ashaninkas del río Ene, en la amazonía peruana, a recibir una educación de calidad abierta al mundo desde su lengua y cosmovisión.

Estos niños pertenecen a uno de los pueblos que han registrado los datos más altos de abandono escolar, malnutrición y los efectos más devastadores de la guerra interna peruana (1980-2000) que dejó más de 6000 muertos entre los ashaninkas del Ene y Tambo, en la amazonía. Más

Nepal: 1,6 millones de niños involucrados en las peores formas de trabajo

Nepal: 1,6 millones de niños involucrados en las peores formas de trabajo

Por Surendra Bajracharya, director de HTC*, contraparte de Global Humanitaria en Nepal

Aproximadamente 1,6 millones de niños de entre 5 y 17 años están involucrados en las peores formas de trabajo infantil. Aproximadamente el 20% se dedica a trabajos peligrosos.

Los niños participan en el trabajo doméstico, la industria de alfombras, las empresas de transporte, porteadores, hornos de ladrillos, la minería y muchos más. (fuente: Academia nacional de mano de obra y la Escuela de panificación, seguimiento  e investigación -2012)

La falta de acceso a los recursos nacionales, la discriminación de género, la injusta distribución de la tierra, el paro, la falta de programas de desarrollo sostenible y la degradación medioambiental, son factores que subyacen al problema del trabajo infantil en Nepal. El gobierno y la sociedad civil se están coordinando con las ONG internacionales y otras organizaciones no gubernamentales; por su parte, la sociedad del bienestar infantil ha estado trabajando en las estrategias para erradicar el trabajo infantil.

Recientemente la Oficina Administrativa de Bhaktapur ha declarado a la zona como distrito libre de trabajo infantil  y en ese sentido trabajar con las distintas partes interesadas o implicadas: industriales, fábricas de ladrillos, el negocio de la hostelería y muchos otros.

Desde mi punto de vista, el principal problema del trabajo infantil es la pobreza, las familias analfabetas, las familias sin estudios. En el contexto de Nepal, no se puede erradicar totalmente el trabajo infantil. Para resolver el problema que hay que conocer la realidad, tenemos que ser prácticos, tenemos que conocer sus problemas.

Entre las soluciones, mencionaría: 1. Educación para padres, 2. El acceso a una educación de calidad, 3. Programas de generación de ingresos, 4. Formación profesional.
—-

*Humanitarian´s Trust for Children

Los riesgos de la insalubridad en Tumaco

Los riesgos de la insalubridad en Tumaco

Por Fernanda Luna, coordinadora de comunicaciones de Global Humanitaria Colombia

Sin lugar a dudas, una de las principales problemáticas del Municipio de Tumaco es el acceso al agua potable y su relación directa con el saneamiento básico de la población, dado que es esencial para los servicios de higiene.

Los habitantes del Municipio y zonas aledañas se abastecen principalmente del río Mira, quebradas, pozos y la recolección de agua proveniente de la lluvia; sin embargo el agua se utiliza y se consume sin ningún tipo de tratamiento, lo que desencadena la proliferación de enfermedades de tipo hídrico, que afectan principalmente a la población infantil y que se manifiestan en serios problemas gastrointestinales y de la piel.  Más

Inseguridad y seguridad alimentaria en Bolivia

Inseguridad y seguridad alimentaria en Bolivia

Por Iris Alandia, responsable de proyectos Global Humanitaria en Bolivia.

Si bien en Bolivia ha disminuido la pobreza extrema, todavía es uno de los países más pobres de la región, cuyos niveles de ingreso no les permite a sus habitantes cubrir el coste de una canasta familiar media. El consumo de alimentos en Bolivia se concentra en pocos productos, por lo que el 63% de los hogares no cubren los requerimientos calóricos.  El área rural sigue siendo la población más pobre y afectada con altos niveles de malnutrición: el 26.5% de niños menores de 5 años presentan desnutrición crónica. Más

Recordamos a Nath, superviviente del genocidio camboyano

Recordamos a Nath, superviviente del genocidio camboyano

El pintor Vann Nath (1946-2011) fue uno de los siete supervivientes del centro jemer de detención y tortura S-21, donde fueron asesinadas más de 14.000 personas durante el régimen liderado en Camboya por Pol Pot, entre 1975 y 1979. A un año de la muerte de Nath, recordamos la conversación que mantuvimos con él en Phnom Penh sobre el genocidio camboyano.

El realismo de los cuadros de Vann Nath recorre las desoladoras salas del Museo del Genocidio en Phnom Penh, antes ocupado por el centro de detención Tuol Sleng, conocido como S-21. Las diminutas celdas y los instrumentos de tortura permanecen intactos junto a la obra de Nath, quien regresó al sitio para pintar el calvario vivido en propia piel al cabo de pocos meses de haber escapado y salvado la vida. Más