Día del agua: de realismo mucho, de mágico nada

Día del agua: de realismo mucho, de mágico nada

Por Gabriel Díaz, responsable de publicaciones de Global Humanitaria.

Cuando llegué por primera vez a trabajar a Tumaco (Colombia), en el año 2000, hacía muy poco tiempo se había creado el barrio de invasión (asentamiento) llamado 11 de noviembre, día en el que Cartagena de Indias se declaró independiente de España en 1811. Pero aquel panorama nada tenía que ver con emancipación alguna, ni con el realismo mágico de Macondo. Mejor dicho: de realismo mucho, de mágico nada.

El 11 de noviembre se asentaba sobre un vertedero, uno de los mayores basurales de esa ciudad-puerto situada al sur del país, que tenía por entonces unos 150.000 habitantes. Encima de los desechos orgánicos e inorgánicos los recién llegados habían montado senderos con estrechos tablones, los mismos con que construyeron sus chabolas. Así se fueron amontonando decenas de familias.

Entre la consternación y la indignación, mis ojos de principiante vieron cómo la putrefacción de la comida y los excrementos humanos se mezclaban con el de las gallinas y los perros, fundidos a su vez con miles de bolsas de plástico y botellas de vidrio. Para las ratas, un banquete. Sobre ese mismo “terreno” correteaban los niños, que jugaban, reían y también tosían, roncamente, como una persona de 60 años. Recuerdo que una alborotada nube de moscas y mosquitos los perseguía. Más

Consecuencias del conflicto colombiano en Tumaco

Consecuencias del conflicto colombiano en Tumaco

Por Fernanda Luna, responsable de comunicación de Global Humanitaria Colombia.

En Tumaco, la vulneración de los derechos de sus habitantes como consecuencia del conflicto armado, es parte del día a día. En el municipio colombiano parecen confluir todos los males: la pobreza, la injusticia, las formas más desgarradoras de violencia contra los niños y las niñas, contra las mujeres.  

“Yo recuerdo que estaba en el puesto de frutas cuando me llamaron para decirme que le habían disparado a mi niña, yo salí corriendo y no sabía qué hacer, ni siquiera lloré, me quede ahí como paralizada y reaccioné cuando vi que la traían alzada. Tenía 12 años cuando me la mataron, le disparó otro niño de la misma edad porque no quiso darle un helado que se estaba comiendo”.  Es lo que recuerda María, una de las cientos de mujeres tumaqueñas que han vivido de forma descarnada la violencia en su territorio.  

Según el último informe forense de medicina legal, en 2012 se registraron en Tumaco 237 homicidios, y según la diócesis de Tumaco sólo de enero a septiembre de 2013 se produjeron 178 muertes violentas, víctimas de las guerrillas, de las bandas armadas los Rastrojos , los Urabeños, las Águilas Negras, y de la influencia directa del narcotráfico. Más

Violencia machista y resistencias al cambio

Violencia machista y resistencias al cambio

Por Gabriel Díaz, responsable de publicaciones de Global Humanitaria.

“La pobreza tiene nombre de mujer. Las mujeres (del campo) que son agredidas viajan hasta la comisaría más cercana, horas, gastan el poco dinero que tienen, caminan y cuando llegan, muchos funcionarios les dicen que vayan más tarde. La mujer que vive en el campo no tiene otro remedio que volver a la casa y seguir con la misma situación, compartiendo el mismo techo con su agresor”.

Así lo ha comprobado Belia Quiñones, quien lleva 20 años trabajando como abogada, defendiendo los derechos de las mujeres del campo, las más vulnerables de Perú. Buena parte de ese tiempo lo ha dedicado a luchar contra la violencia doméstica, a cambiar esquemas machistas y a fortalecer la ley. “Pero las resistencias son grandes”, indica la abogada. “Tenemos que sensibilizar a la población a todos los operadores que intervienen cuando se da un caso de violencia contra una mujer. Medicina legal, jueces, fiscales y funcionarios policiales están rotando permanentemente de un puesto a otro”. Más

Rita Banerji, activista india: “Intentan normalizar la violencia hacia las mujeres”

Rita Banerji, activista india: “Intentan normalizar la violencia hacia las mujeres”

Por Gabriel Díaz, responsable de publicaciones de Global Humanitaria. 

La activista, escritora y fotógrafa india Rita Banerji impulsa 50 millones de desaparecidas, una campaña que denuncia y busca frenar el asesinato sistemático de mujeres en La India, el cuarto más peligroso del mundo para las mujeres. Con motivo del Día Internacional de la Mujer (8 de marzo), Banerji explica a Global Humanitaria cuáles son las claves de esta campaña.

“Todos quienes hemos crecido en la India hemos escuchado historias de bebés, niñas abandonadas o sobre las mujeres muertas por la dote. Incluso en mi familia que es muy educada, de clase media alta, hubo casos de violencia. Las mujeres en la India tratan de decirle a las chicas que esto es “normal “, o que son “cosas que suceden”, entre otras. Tratan de hacernos aceptar la violencia desde muy jóvenes por nuestra parte, un lavado de cerebro. Pero siempre me ha irritado”, señala la activista. Más