12 de febrero: Día Internacional contra el Uso de Niños Soldado

Naciones Unidas estima que hay más de 300 mil niños soldados en casi una veintena de conflictos armados en el mundo. Estos niños y niñas no son únicamente usados como combatientes, también son forzados a realizar tareas de espionaje, a actuar como mensajeros, a ser cocineros de los grupos armados o a ser explotados sexualmente. Tal y como señala UNICEF, hay más posibilidades de que los niños y las niñas se conviertan en soldados si están separados de sus familias, desplazados de sus hogares, viven en zonas de combate o tienen un acceso limitado a la educación.

Aunque los medios de comunicación ya casi no hablan del tema, no hay que olvidar que en 2014 Boko Haram secuestró a 200 niñas en una escuela en Nigeria.  Además, tal y como señala Leila Zerrougui, Secretaria General Adjunta de la Oficina del Representante Especial del Secretario General para los niños y conflictos armados, los niños y niñas también han sido utilizados por Boko Haram como escudos humanos durante los ataques en Chad y Camerún. Entre diciembre de 2013 y septiembre de 2015, UNICEF estima que en Sudán del Sur unos 15 / 16 mil niños fueron reclutados por diferentes grupos armados. Los últimos datos obtenidos en Colombia  apuntan a que entre 5 mil y 7 mil 500 niños fueron reclutados entre los años 1985 y 2014. Por su parte, Amnistía Internacional denuncia que en Somalia niños y niñas menores de 15 años son reclutados sistemáticamente por los grupos islamistas armados.

Niños y niñas en el conflicto sirio

En Siria, UNICEF estima que en el 2015 varios centenares de menores fueron reclutados como niños soldados y que unos 400 han muerto, algunos en el campo de batalla. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, cifra estos menores reclutados por el DAESH (Estado Islámico) en  más de 1.100.

Peter Salama, Director Regional de Unicef en Oriente Medio, ha alertado recientemente que la cifra de niños y niñas sirios que son reclutados y mueren en el campo de batalla va en aumento. “Gran parte de estos niños tiene menos de 15 años. La mayoría lucha en el frente y muchos fueron reclutaron por la fuerza. También los utilizan como personal armado y no uniformado en los puestos de control y a veces hacen trabajos forzosos”, señaló Salama.

UNICEF además ha contabilizado 47 ataques contra escuelas sólo en 2015 y más de 4 mil asaltos contra las infraestructuras de los centros escolares desde que estalló el conflicto sirio.

“Antes de la guerra, el 90% de los niños sirios asistían a clase. Ahora, uno de cada cinco niños tiene que cruzar el frente si quieren llegar hasta la escuela y hacer un examen. Cerca de 50 mil profesores han desaparecido, y una cuarta parte de las escuelas, más de 6 mil, no están abiertas, bien porque han sido destruidas o han sufrido daños irreparables o bien porque las utiliza el ejército o se han convertido en refugios para desplazados internos”, ha manifestado Salama.